Un nuevo estudio sugiere que los corazones de las mujeres que suelen roncar se dañan más rápidamente que los de los hombres que también manifiestan este síntoma durante la noche.

La investigación se presentará el próximo jueves durante la reunión anual de la Sociedad Radiológica de América del Norte, en Chicago.

Al evaluar a casi 4,500 adultos británicos que se sometieron a estudio de imágenes cardíacas, los investigadores también descubrieron que la apnea obstructiva del sueño (AOS) puede estar muy poco diagnosticada entre las personas con ronquidos.

El hallazgo sorprendió al doctor Adrian Curta, autor del estudio y director de imágenes cardíacas en el Hospital Universitario de Munich, en Alemania.

“Otra sorpresa fue la diferente manifestación de la enfermedad según el género”, indicó Curta. “Las mujeres muestran diferentes alteraciones en las medidas cardíacas. Una posible razón para esto podría ser que las mujeres con AOS son más vulnerables a alteraciones en el corazón”.

De acuerdo con los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos, los ronquidos fuertes son el sello distintivo de la apnea obstructiva del sueño, que afecta a entre el 3 y el 7 por ciento de los adultos en Estados Unidos. También se caracteriza por períodos breves en los que la respiración se detiene, a menudo seguida de jadeo por falta de aire. Asimismo, la apnea del sueño ha sido reconocida como un factor que contribuye a enfermedades graves, como presión arterial alta, enfermedades del corazón y metabolismo deficiente del azúcar en sangre.

El tratamiento de la condición depende de la causa. Los tratamientos incluyen cirugía para abrir las vías respiratorias superiores estrechas o el uso de una máquina CPAP (presión positiva continua de las vías respiratorias) mientras se duerme.

Curta y sus colegas evaluaron los datos del Biobanco del Reino Unido, que actualmente monitorea la salud y el bienestar de 500,000 voluntarios. Los especialistas analizaron datos de casi 4,500 participantes que se sometieron a imágenes cardíacas. Estos voluntarios se dividieron en tres grupos: 38 con apnea obstructiva del sueño; 1,919 que dijeron tener ronquidos; y 2,536 sin AOS o ronquidos.

Curta encontró que los hombres con apnea del sueño y ronquidos tendían a tener ventrículos izquierdos más grandes en sus corazones, lo que significa que las paredes estaban agrandadas y el corazón debía trabajar más duro para bombear.

Conoce más: 5 efectos negativos de tener un horario de sueño irregular

Pero cuando se comparó el grupo de ronquidos con el grupo sin dichas afecciones, se observó una diferencia más significativa en el tamaño del ventrículo izquierdo entre las mujeres, en comparación con los hombres. Estos cambios cardíacos en las roncadoras sugieren una insuficiencia cardíaca más temprana en las mujeres y podrían apuntar a una apnea del sueño no diagnosticada, mencionó.

Los hallazgos sugieren que la transición de los ronquidos a la apnea obstructiva del sueño es un proceso evolutivo vinculado a una ampliación potencialmente peligrosa del ventrículo izquierdo. Pero la investigación no demostró que la apnea del sueño provocara cambios en el corazón, sólo que existe una asociación entre ambos.

Curta declaró que los investigadores todavía no están seguros de por qué los ronquidos podrían remodelar los corazones de las mujeres más rápidamente que los de los hombres, por lo que es necesario hacer más estudios para entender este proceso, añadió.

“La implicación clínica más importante es que necesitamos una mejor prevención para la AOS, como un programa de información más amplio”, apuntó Curta. “Las personas con ronquidos deben pedirle a alguien que las vigile mientras duermen por si muestran períodos de interrupción de la respiración”.

Las personas que dejan de respirar mientras duermen deben someterse a un estudio del sueño para determinar qué tan avanzada está su apnea y recibir el tratamiento adecuado, subrayó Curta.

La doctora Tetyana Kendzerska, médica del sueño en el Ottawa Hospital Sleep Center, en Canadá y ajena al estudio, expresó que, al ser la obesidad un contribuyente conocido para los ronquidos y la apnea del sueño, perder el exceso de peso es recomendable para aquellos con estos padecimientos.

“Sabemos que los hombres y las mujeres reportan diferentes síntomas en la AOS, y como resultado, la apnea obstructiva del sueño no se reporta con exactitud ni se diagnostica en las mujeres”, lamentó.

“Dado que el riesgo cardiovascular potencial asociado con la apnea del sueño puede ser mayor en las mujeres que en los hombres, primero debemos identificar a las mujeres con apnea del sueño mediante una mayor conciencia entre los profesionales de la salud”, concluyó Kendzerska.

Sumado a lo anterior, las mujeres que roncan o tienen apnea deben practicarse estudios del corazón y acudir a revisión con el cardiólogo para corroborar si existe o no un problema en su salud cardíaca.

 

Vía: Health Day News