El chocolate es un alimento que resulta irresistible para la mayoría de las personas. Por si fuera poco, además de su exquisito sabor, algunas variedades —como el chocolate amargo— poseen propiedades benéficas para la salud integral.

Lamentablemente, a pesar de contar con algunos beneficios a la salud, no es posible comer todo lo que queramos sin sufrir efectos negativos.

Como todo alimento, hay que ser moderados al momento de comer chocolate para poder explotar al máximo sus beneficios.

Lo ideal es comer 1 o 2 onzas [entre 28 y 56 gramos] al día”, recomendó Paula Rosso, máster en nutrición y directora del departamento de Corporal del Centro Lajo Plaza, en España.

Uno de los principales riesgos de consumir este alimento en exceso es el incremento calórico, pues 100 gramos de chocolate negro equivalen a unas 540 calorías, “lo que representa casi un cuarto de las calorías diarias que deberíamos consumir y de grasas saturadas”, alertó Rosso.

Conoce más: Antojos alimenticios ¿conectados a las emociones?

El que un alimento tenga una o varias propiedades funcionales bien definidas y documentadas no abre la veda de su libre consumo. Los beneficios que aportan dosis adecuadas, pueden conllevar efectos colaterales cuando se comete un exceso. Debería tomarse como un capricho diario, en cantidades entre los 20 y 40 gramos diarios de chocolate negro al 90%”, indicó por su parte Inmaculada Canterla, especialista en Nutrición y Dietética.

Sobre todo se debe cuidar de no convertirlo en un vicio. “El chocolate contiene triptófano, que es un precursor de la serotonina (hormona de la felicidad) y la disminución de este precursor puede provocar abstinencia cuando su consumo es excesivo. [Además] contiene cierto contenido en cafeína y teobromina, sustancias adictivas. Por ello, controlar las cantidades diarias evita que caigamos en la adicción”, expuso Rosso.

En el caso particular de los niños, las expertas aconsejaron que estos solo deben consumir cantidades pequeñas, porque puede ser excitante para ellos. “No se recomienda introducir el chocolate en la dieta de los niños hasta los 18 o 20 meses de vida”, destacó José María Escudero, nutricionista española.

Finalmente, indicaron que hay algunas personas para quienes no está recomendado el consumo de este alimento, como aquellas que:

-Tienen problemas de hígado o vesícula. “En pacientes con hígado graso, el consumo de un alimento calórico y con alto contenido en grasa, como es el chocolate, podría tener efectos negativos”, dijo Escudero.

-Que tengan migraña. “El cacao y los chocolates presentan cantidades apreciables de tiramina, histamina y feniletilamina que, en ciertas personas, se relacionan con la aparición de episodios de migrañas, especialmente si están siguiendo tratamientos para la depresión”, expuso.

 

Vía: El País, Notimex