Se conoce como tendón de Aquiles al conjunto de fibras que conecta los músculos de la pantorrilla con el hueso del talón. Este tendón es utilizado al realizar acciones básicas como caminar, correr y saltar, de ahí su importancia.

Aunque suene como algo drástico el hecho de romperse el talón de Aquiles, lo cierto es que se trata de una lesión relativamente frecuente y que, a pesar de lo doloroso que puede llegar a ser, no representa un gran peligro para la salud integral si se trata de manera adecuada.

Causas

Esta lesión suele ocurrir de manera algo frecuente en las personas que practican algún deporte de forma común, o en aquellas que, sin estar acostumbradas a ejercitarse, realizan un movimiento brusco.

Conoce más: Síntomas y tratamiento del pie plano

Entre las principales causas que provocan la ruptura del tendón de Aquiles se encuentran:

-Arrancar repentinamente el pie del suelo para pasar de caminar a correr, o correr cuesta arriba.

-Tropezar y caerse (o tener algún otro accidente que implique el pie).

-Estar practicando un deporte que requiera constantes paradas y giros bruscos (como el tenis o basquetbol).

Este tendón puede romperse -completa o parcialmente- al estirarse demasiado. Cuando esto sucede, la persona afectada puede:

-Escuchar un chasquido, crujido o estallido y sentir un dolor agudo en la parte posterior de la pierna o el tobillo.

-Tener dificultad para mover el pie para caminar o subir escaleras.

-Tener dificultad para pararse en puntillas.

-Presentar moretones o hinchazón en la pierna o el pie.

Cuando se sientan algunas de estas señales, se debe acudir de inmediato con un especialista de la salud, quien realizará un examen (resonancia magnética) para conocer qué tipo de desgarro tuvo el tendón.

Recuperación

En los casos de un desgarre parcial se puede necesitar cirugía o, en su lugar, usar un yeso, un aparato ortopédico, una férula o una bota por cerca de 6 semanas. Durante este tiempo, el tendón volverá a crecer de forma natural. Cuando se trata de una ruptura completa, la cirugía para reparar el tendón es necesaria.

Expertos aseguran que, con ayuda de la fisioterapia, la mayoría de las personas pueden recuperarse y regresar a sus actividades cotidianas en 4 o 6 meses.

Una vez recuperado, es recomendable que el paciente tome algunas medidas extra de cuidado, como:

-Realizar estiramientos y calentar adecuadamente antes de cualquier ejercicio.

-Evitar el uso de zapatos de tacón alto.

-Preguntar a un médico antes de comenzar a jugar tenis, basquetbol u otros deportes similares.

 

Vía: Medline Plus