Muchas personas piensan que si no hay celos, no hay amor; incluso, califican este tipo de comportamiento como una actitud romántica. En realidad, la celotipia es una enfermedad irreversible y multifactorial que forma parte del grupo de los trastornos delirantes, según el experto Alfredo Whaley.

A diferencia de los celos comunes, la celotipia tiene un gran impacto social y laboral. Provoca violencia, agresión verbal, hostigamiento y una conducta extrema con muchas formas de control.

Conoce más: ¿Por qué es importante recibir ayuda ante un trastorno mental?

Las personas que padecen este trastorno justifican esas acciones, “argumentando que de esa forma cuidan a su pareja; sin embargo, más que tratarse de una acción protectora, limitan y controlan la vida de la [otra] persona”.

Señales

Los pacientes con celotipia no presentan síntomas de la enfermedad en años previos. La afección se detona con una situación que ellos consideran como infidelidad o una sospecha de engaño.

Esta patología también afecta a quienes han tenido antecedentes de consumo de alcohol. De hecho, es una de las secuelas que deja esta adicción, conocida como celotipia alcohólica.

Las personas diagnosticadas con esta enfermedad deben llevar un control con medicamentos antisicóticos y neurolépticos, que ayudan a mejorar su calidad de vida, al tiempo que la hacen más normal.

Esta condición se complica cuando el paciente sufre un trastorno de personalidad paranoide. En estos casos, el paciente debe ser tratado con terapia, psicoterapia cognitiva conductual de pareja que puede mejorar la capacidad para creer en el otro, no sentirse engañado y evitar la distorsión cognitiva que maneja.

Si consideras que estás viviendo algo parecido con tu pareja, o te sientes vulnerable a este tipo de comportamientos, pide ayuda. Recuerda, no estás solo. Ningún tipo de violencia es justificable.

 

Vía: Notimex