Hacer ejercicio con frecuencia es una actividad ampliamente recomendada por especialistas, ya que ofrece diversos beneficios y es un pilar fundamental de la salud integral. Lo que no es recomendable es recurrir al uso de testosterona o anabólicos para ‘potenciar’ el crecimiento de los músculos.

Utilizar esta hormona con fines meramente estéticos solo pone en riesgo la salud de quien lo hace, advirtió Miguel Escalante Pulido, titular del servicio de Endocrinología del Hospital de Especialidades del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Jalisco.

“Algunas personas van al gimnasio y se ponen cantidades altísimas de testosterona, de hecho, hay mujeres que también la utilizan, y el abuso de estas sustancias conlleva diversas contraindicaciones y potenciales daños a la salud”, señaló.

Conoce más: ¿Sin tiempo para hacer ejercicio? Prueba este efectivo método

El experto expuso que es el deseo de ganar masa muscular con menor esfuerzo y en poco tiempo el principal motivo que lleva a hombres y mujeres a buscar alternativas como el uso de la hormona testosterona, así como anabólicos (que son derivados sustitutos de la misma hormona), lo cual puede ser perjudicial para su salud integral.

Riesgos

De acuerdo con el especialista, utilizar una cantidad de testosterona excesiva puede ocasionar, en el corto, mediano y largo plazo efectos severos al organismo, entre los que destacan:

-Aumento en el riesgo de desarrollar cáncer hepático y prostático.

-Mayores probabilidades de sufrir daño renal agudo.

Además, Escalante Pulido agregó que una vez que suspende su consumo, la masa muscular lograda tiende a perderse.

Recomendación

El experto del IMSS subrayó la importancia de evitar recurrir a este tipo de recursos para mejorar el desempeño físico.

En su lugar, recomendó mantener un estilo de vida saludable, con una alimentación balanceada y realizando ejercicio de forma regular, a un ritmo e intensidad que cada persona sea capaz de aguantar.

Hacer ejercicio coadyuva no solo a mantener en buenas condiciones el organismo, sino la estructura física, “incluyendo retrasar el desarrollo de sarcopenia en edad más avanzada, que se refiere precisamente a la pérdida de masa muscular, la cual acompaña al envejecimiento”, puntualizó.

 

Vía: Notimex