El ácido fólico es una forma de folato (una vitamina B) que todas las personas necesitan consumir para mantener una adecuada salud integral.

Sin embargo, es particularmente importante que las mujeres lo consuman. Esto se debe a sus funciones, las cuales son especialmente requeridas por mujeres, en especial antes y durante el embarazo.

Conoce más: 10 nutrientes necesarios durante el embarazo y la lactancia

Razones importantes

El consumo de ácido fólico es particularmente especial para las mujeres por los siguientes motivos:

-Antes y durante el embarazo.- Protege a los bebés contra anomalías congénitas graves. Estas anomalías congénitas suceden en las primeras semanas de embarazo, comúnmente antes de que una mujer sepa que está embarazada. Su consumo también puede ayudar a prevenir otros tipos de anomalías congénitas, así como el aborto espontáneo al comienzo del embarazo. Es por ello que los expertos recomiendan que todas las mujeres ingieran suficiente ácido fólico incluso si no están intentando quedar embarazadas.

-Mantener la sangre saludable.- Contribuye en la formación y el crecimiento de glóbulos rojos. No ingerir la cantidad suficiente puede causar un tipo de anemia llamada ‘anemia por deficiencia de folato’, la cual es más común en mujeres en edad reproductiva que en los hombres.

¿De dónde se obtiene?

El ácido fólico se puede ingerir de dos maneras:

-A través de los alimentos.- Se encuentra presente de forma natural en algunos alimentos, entre ellos la espinaca, los frutos secos y los frijoles. Asimismo, se puede encontrar en alimentos fortificados -también llamados alimentos enriquecidos-, como el pan, la pasta y los cereales.

-Como vitamina.- La mayoría de los multivitamínicos contienen la cantidad diaria necesaria. Pero es importante consultar previamente con un médico su consumo por esta vía.

¿Cuál es la dosis recomendada?

Los expertos en salud señalan que todas las mujeres necesitan 400 microgramos de ácido fólico todos los días.

Aunque las mujeres que pueden quedar embarazadas deberían ingerir de 400 a 800 microgramos mediante vitaminas o alimentos, siempre y cuando lo hayan consultado previamente con un médico.

 

Vía: Oficina para la Salud de la Mujer en el Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU