Diversas causas ocasionan que actualmente exista un amplio número de personas que trabajan de noche o rolan turnos. Esta actividad no solo es desgastante, sino que puede poner en riesgo la salud integral si no se llevan a cabo hábitos saludables, encontró un estudio.

Según los resultados de una reciente investigación estadounidense, tener un trabajo en turnos rotativos nocturnos sumado a llevar unos hábitos poco saludables pueden aumentar el riesgo de que una persona desarrolle diabetes tipo 2.

“La mayoría de casos de diabetes tipo 2 se podrían prevenir al mantener un estilo de vida saludable, y los beneficios podrían ser mayores para las personas que trabajan en turnos rotativos nocturnos”, apuntó Zhilei Shan, líder del estudio e investigador en nutrición en la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Harvard, en Boston, Estados Unidos.

Conoce más: 10 enfermedades que puede provocar el exceso de trabajo

Durante el estudio, que fue publicado en la revista especializada BMJ, se encontró que las personas que tenían hábitos poco saludables (seguir una dieta deficiente, ser inactivos físicamente, fumar y presentar sobrepeso u obesidad) y que trabajaban en turnos rotativos nocturnos, tenían un riesgo hasta 2.8 veces mayor de desarrollar diabetes tipo 2.

Para los investigadores, los turnos rotativos nocturnos se definen como trabajar al menos tres turnos nocturnos en un mes, además de rolar turnos de día y de tarde.

¿Qué lo ocasiona?

Shan y su equipo compartieron que estudios anteriores han mostrado que además de fumar, llevar una mala dieta, la inactividad física y tener sobrepeso u obesidad, trabajar en turnos nocturnos también se ha vinculado con un mayor riesgo de desarrollar diabetes.

Según los investigadores, esto podría deberse a perturbaciones en los ritmos del reloj corporal que afectan a las hormonas, otras vías metabólicas o el desequilibrio de las bacterias intestinales.

Consejos

Estos resultados muestran que, para los trabajadores que hacen turnos nocturnos, seguir un estilo de vida saludable es aún más importante, por lo que recomendaron a estas personas seguir algunos consejos básicos como:

1. Llevar una alimentación más saludable, rica en frutas, verduras, frutos secos y granos integrales. A su vez, se debe reducir el consumo de carne procesada, grasas trans, azúcar y sal.

2. Realizar ejercicio al menos 20 minutos al día.

3. No fumar.

4. Mantener un peso saludable de acuerdo con la edad, género y estatura.

5. Dormir por lo menos 7 u 8 horas cada día.

 

Vía: Health Day News