,

educacion-prevencion-vih-embarazo.2Un estudio realizado por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos señala que son pocas las escuelas en donde enseñan a los estudiantes a protegerse del VIH y otras enfermedades de transmisión sexual (ETS), así como a prevenir el embarazo u otorgar otras importantes informaciones sobre la salud sexual.

Tan solo en el país norteamericano, menos de la mitad de las escuelas secundarias y una quinta parte de las escuelas intermedias enseñan los 16 temas de educación sobre salud sexual recomendados por los CDC.

En 44 entidades, la proporción de secundarias que enseñan los 16 temas en el noveno, décimo, décimo primero y décimo segundo grado varió entre un 21 por ciento en Arizona y un 90 por ciento en Nueva Jersey. Únicamente tres estados (New Hampshire, Nueva Jersey y Nueva York) cuentan con más de un 75 por ciento de escuelas secundarias donde se enseñan todos los temas.

La proporción de escuelas intermedias que enseñan los 16 temas en el sexto, séptimo u octavo grados oscila entre un 4 por ciento en Arizona y un 46 por ciento en Carolina del Norte. Ningún estado registró que más de la mitad de las escuelas intermedias enseñaran todos los temas, y en la mayoría de los estados la proporción registrada fue de menos del 20 por ciento de las escuelas intermedias, de acuerdo con el informe de los CDC.

«Tenemos que hacer un mejor trabajo al ofrecer a nuestros jóvenes las habilidades y el conocimiento que necesitan para proteger su salud», señaló el doctor Jonathan Mermin, director del Centro Nacional de Prevención del VIH/SIDA, la Hepatitis Viral, las ETS y la Tuberculosis de la agencia; y agregó que es crucial educar a los estudiantes con respecto a las relaciones sanas y la forma de reducir el riesgo sexual antes de que comiencen a tener relaciones sexuales.

Por su parte la doctora Stephanie Zaza, directora de la División de Salud Adolescente y Escolar de los CDC, alertó que una falta de educación sexual efectiva puede traer consecuencias de salud muy graves.

«Los jóvenes que tienen varias parejas, no usan preservativos y toman drogas o alcohol antes del sexo corren un riesgo más alto de VIH y otras infecciones de transmisión sexual. La educación sexual en la escuela es una oportunidad crítica de ofrecer las habilidades y la información que necesitan para protegerse», aseguró.

En Estados Unidos, la mitad de las enfermedades de transmisión sexual y casi una cuarta parte de los diagnósticos de VIH tienen lugar en personas menores de 25 años. Cerca del 47 por ciento de los adolescentes de ese país han tenido relaciones sexuales, incluido el 30 por ciento de los que están en noveno grado. En 2013, el 15 por ciento de los adolescentes dijeron haber tenido relaciones sexuales con cuatro o más parejas, reportó el estudio.

El uso de preservativos entre los adolescentes se redujo de 63 por ciento en 2003 a 59 por ciento este año, y el 22 por ciento de los adolescentes dijeron haber bebido alcohol o utilizado drogas la última vez que tuvieron una relación sexual.

El trabajo fue publicado el 9 de diciembre en la Conferencia Nacional sobre la Prevención del VIH, en Atlanta, EU.

Con respecto a esta información presentada por los CDC, en América Latina existe un contraste aún mayor, pues a nivel general no cuenta con legislación en torno a los programas de educación sexual en las escuelas, a pesar de que es una estrategia mundialmente recomendada para la prevención del VIH y otras ETS.

Según un estudio del Instituto Nacional de Salud Pública de nuestro país, solo tres naciones latinoamericanas (Argentina, Brasil y Costa Rica) tienen legislados los contenidos obligatorios de acuerdo con el nivel escolar y la edad en que se debe iniciar la educación sobre sexualidad y prevención del VIH. Los resultados obtenidos, publicados en la Revista Panamericana de Salud Pública, se basan en una encuesta realizada por 27 países de la región que midió el entorno legislativo y político, el diseño y la evaluación de programas, la capacitación de docentes, los textos utilizados y los componentes del currículo. En éste, México aparece catalogado dentro del grupo con un nivel bajo en materia de educación sexual dentro del sistema escolarizado.

 

Vía: Health Library, Instituto Nacional de Salud Pública