,

Papá y mamá, ¿sabían que uno de cada 4 padres que beben durante las vacaciones no piensan en si podrán cuidar de sus hijos al día siguiente? Esto es lo que reveló un nuevo estudio realizado a partir de la Encuesta Nacional sobre Salud Infantil en el C.S. Mott Children’s Hospital de la Universidad de Michigan, en Estados Unidos.

“La mayoría de los padres que planean tomar bebidas alcohólicas en una noche no se organizan para que haya un conductor designado o alguien que cuide de los niños durante el evento”, dijo la codirectora de la encuesta, Sarah Clark. “Pocos padres consideran cómo su consumo de alcohol podría afectar las responsabilidades de cuidado de sus hijos pequeños al día siguiente”.

El estudio incluyó a casi 1,200 padres de niños de 9 años y menores de todo el país. Los investigadores encontraron que la mayoría de los padres decían haber consumido alcohol durante eventos especiales, ya sea con frecuencia (27 por ciento), a veces (36 por ciento) o raramente (17 por ciento).

De esos padres, el 73 por ciento dijo que era muy probable que hicieran planes por adelantado para que alguien cuidara a sus hijos durante el evento, y el 68 por ciento mencionó era muy probable que planearan regresar en un transporte seguro, como un radio taxi.

Sin embargo, solo el 47 por ciento indicó que era muy probable que pensaran por adelantado sobre cuánto beberían, y solo el 64 por ciento dijo que era muy probable que hicieran planes para que alguien cuidara a sus hijos el día después de una noche de copas.

Casi un tercio de los padres dijeron haber estado al tanto del otro padre que pudo haber puesto a un niño en una situación insegura debido al consumo de alcohol en un evento especial. Los encuestados dijeron: el otro padre estaba demasiado borracho o con problemas para supervisar a su hijo (61 por ciento) o para manejar una posible emergencia (48 por ciento), condujo con un niño mientras estaba en estado indispuesto (37 por ciento), se puso violento o fuera de control frente al niño (28 por ciento), o lesionó al niño (7 por ciento).

Conoce más: ¿Cómo reconocer una intoxicación por alcohol?

El ocho por ciento de los padres admitió una situación en la que habían estado demasiado borrachos para cuidar adecuadamente de sus hijos.

Clark subrayó que “la cantidad de alcohol consumida puede afectar el cuidado de los hijos al día siguiente. Un padre que se desmayó en el sillón no será eficaz para reconocer y reaccionar ante los riesgos de seguridad cotidianos que ocurren con los niños”.

Un hallazgo sorprendente fue que los padres que dijeron que rara vez bebían tenían menos probabilidades de hacer planes por adelantado para el cuidado y transporte de sus niños la noche del evento especial y para cuidarlos al día siguiente, en comparación con los padres que dijeron beber de vez en cuando.

“Los padres que desean tomar bebidas alcohólicas durante una salida deben planear con anticipación el transporte para asegurarse de que lleguen a casa sin peligro”, enfatizó Clark.

“Si el consumo de alcohol puede afectar potencialmente su capacidad para cuidar a sus hijos al día siguiente, los padres también pueden considerar hacer arreglos para el cuidado infantil”, agregó.

“Hacer que los niños pasen la noche en la casa de un pariente o pedirle a un abuelo que se quede a dormir son opciones para garantizar que los niños pequeños se encuentren en un ambiente seguro y supervisado”, sugirió Clark.

 

Vía: Health Day News