La electricidad es actualmente una parte fundamental en el día a día de prácticamente cualquier persona. Esto se debe a que la la vida moderna depende en gran medida de este tipo de energía.

Sin embargo, esta familiaridad es quizá responsable de que algunas personas no traten a la electricidad con la precaución y respeto que se merece.

De la misma forma en que es sumamente útil para la vida actual, la electricidad es una fuente de energía peligrosa, por lo que se deben extremar las precauciones en su manipulación y exposición.

Conoce más: 10 medidas para reducir la exposición a aparatos electrónicos

El cuerpo humano conduce muy bien la electricidad, lo cual quiere decir que la energía eléctrica pasa con demasiada facilidad a través de nuestro cuerpo. El contacto directo con una corriente eléctrica puede causar diversos daños a la salud y, en el peor de los casos, ser mortal.

Riesgos

Exponerse sin precaución alguna a fuentes de electricidad puede ocasionar diversos daños, siendo los más comunes:

-Quemaduras en la piel.

-Daño interno en órganos, huesos, músculos y nervios.

-Ritmo anormal del corazón y paro cardíaco.

La gravedad de estos riesgos depende de la fortaleza de la corriente eléctrica a la que se estuvo expuesto, el tipo de corriente, el tiempo de exposición, el estado de salud previo de la persona afectada y el tiempo que demoró en recibir tratamiento.

Causas

Las causas más comunes de incidentes relacionados con la electricidad incluyen:

-Contacto accidental con tomacorrientes, cables eléctricos o partes expuestas de cables o aparatos eléctricos.

-Chispas provenientes de líneas de alto voltaje.

-Relámpagos.

-Morder o masticar un cable eléctrico.

-Insertar objetos en un tomacorriente.

-Armas eléctricas (como un taser).

¿Qué hacer ante un incidente eléctrico?

Si se es testigo de un incidente eléctrico en alguna persona cercana, los especialistas recomiendan actuar de la siguiente manera:

-Si es posible, apagar la corriente eléctrica desconectando el cable, retirando el fusible de la caja o apagando los interruptores automáticos.

-Llamar inmediatamente al número de emergencias.

-Después de que la electricidad se detenga, no se debe mover a la persona afectada, a menos que haya algún otro riesgo en curso, como un incendio o explosión.

-Permanecer con la persona hasta que llegue la ayuda médica.

 

Vía: Medline Plus, Administración de Seguridad y Salud Ocupacional