,

Para las personas con diabetes, el azúcar en la sangre no es la única medida importante. Las nuevas pautas de colesterol sugieren que más de 110 millones de adultos con diabetes o prediabetes también deben controlar su colesterol.

Las pautas publicadas a principios de este mes durante la conferencia de Sesiones Científicas de la American Heart Association sugieren que los médicos consideran recetar medicamentos reductores del colesterol llamados estatinas para personas con diabetes que tienen entre 40 y 75 años de edad. Las pautas también dan otra serie de recomendaciones para estas personas basadas en la edad y otros factores de riesgo.

La realidad ha sido científicamente clara por un tiempo, pero muchas personas no están conscientes de la conexión: los adultos de mediana edad con diabetes generalmente se consideran de riesgo moderado a alto de enfermedad cardiovascular.

“No es nuevo, pero es importante. Si tienes diabetes, debes trabajar para controlar el colesterol”, aseguró el doctor Scott Grundy, presidente del comité de redacción de directrices y profesor de medicina interna en el Centro Médico de la Universidad de Texas Southwestern, y en el Centro Médico de Asuntos de Veteranos en Dallas.

Shaun Rivers y Kim Ketter predican casi lo mismo a sus clientes.

Su compañía en Petersburg, Virginia, proporciona asesoramiento sobre diabetes y capacitación educativa. Las mujeres, que son gemelas, creen que el control de enfermedades crónicas como la diabetes necesita un “enfoque holístico”.

Para ellas, eso significa mantenerse al tanto del panorama general, como el ejercicio, la presión arterial y el colesterol.

“Lo comparamos con un taburete de tres patas”, dijo Ketter, una enfermera practicante. “Todas las cosas están conectadas, y tienes que aprender a administrarlas todas. Si arreglas una, puedes ayudar a arreglar las otras, y si no puedes administrar una, el taburete podría caerse”.

Conoce más: ¿Por qué fumar y tener diabetes es más peligroso para el corazón de las mujeres?

En los últimos 20 años, el número de adultos diagnosticados con diabetes se ha más que triplicado a medida que la población envejece y tiene más sobrepeso u obesidad.

Existen factores de riesgo bien establecidos para las enfermedades cardíacas, como fumar, la presión arterial alta y el nivel alto de azúcar en sangre. También hay lo que las nuevas pautas de colesterol denominan “factores que aumentan el riesgo”, como los antecedentes familiares, la enfermedad renal crónica y el síndrome metabólico. El síndrome metabólico es un grupo de al menos tres afecciones diagnosticadas, que incluyen presión arterial alta, azúcar alta en sangre, exceso de grasa corporal alrededor de la cintura y niveles anormales de colesterol.

Rivers y Ketter usan artículos de uso diario, como mangueras de jardín, para explicar qué puede hacer al cuerpo la acumulación de colesterol.

“La gente no entiende cómo puede afectar al cuerpo en general”, dijo Ketter. “Es como una manguera de jardín, y tienes residuos y cosas en su interior acumuladas a lo largo de los años. Tendrás que aumentar la presión para obtener la misma agua a través de esa manguera. Si todo ese lío está obstruyendo las arterias, tienes que aumentar la presión, y eso significa que tu corazón está bombeando más fuerte “.

Si bien las nuevas pautas de colesterol sugieren que los médicos hablen con los pacientes con diabetes sobre el riesgo, el estilo de vida y la posible necesidad de estatinas, Ketter destacó que también quiere asegurarse de que sus pacientes “en la cúspide” de necesitar medicamentos estén dispuestos a trabajar en una buena nutrición, ejercicio y cualquiera de sus “malos hábitos”.

“Va a ser un cambio de estilo de vida para muchos de ellos”, apuntó Rivers, quien es enfermera clínica especializada en diabetes.

Ella y su hermana deberían saber sobre eso. Aunque siempre han sido personas muy sanas, las dos fueron diagnosticadas hace una década con insuficiencia cardíaca congestiva, posiblemente por una causa genética.

“En nuestras propias vidas personales, tratamos con el colesterol”, indicó Ketter. “Nuestros pacientes nos respetan por ser honestas. La vida es una serie de colinas y valles. Algunas veces estás en el valle y no puedes hacerlo bien y otras veces estás en la colina y mirando hacia el horizonte. De cualquier manera, haces correcciones y sigues adelante”.

 

Vía: Health Day News