Desde hace un tiempo se tienen registros respaldados por estudios de que pasar noches de insomnio con demasiada frecuencia aumenta el riesgo de desarrollar sobrepeso u obesidad.

Ahora, una reciente investigación europea encontró que la mala elección de alimentos durante el desayuno puede ser una de las principales causas de ello.

Según el estudio, cuyos resultados fueron publicados en la revista especializada Journal of Neuroscience, pasar noches de insomnio puede provocar cambios en el cerebro que facilitan el consumo de alimentos ricos en azúcar y poco saludables durante el desayuno.

Básicamente, los investigadores encontraron que dormir pocas horas durante la noche provoca cambios en la parte del cerebro que está implicada en la ingesta alimentaria, lo que ocasiona que la comida rica en harinas y azúcar (como los panes de molde) luzcan como una opción más atractiva por las mañanas.

Conoce más: Consejos para un desayuno nutritivo

De esta manera, la falta de sueño -incluso durante una sola noche- aumenta la probabilidad de ingerir comida ‘basura’ durante el desayuno, indicó Jan Peters, autor del estudio y profesor de psicología biológica en la Universidad de Colonia, en Alemania.

“Nuestros resultados muestran que la privación del sueño conduce a malas elecciones alimentarias”, apuntó. Esto “podría contribuir a la asociación entre la disminución en el sueño y el aumento de peso”, agregó.

¿Cuánto es dormir poco?

En la actualidad, “las personas tienden a dormir cada vez menos”, lamentó Peters y remarcó que la recomendación es que los adultos deben dormir por lo menos 7 horas cada noche.

Dormir menos de las 7 horas recomendadas se vincula con un aumento en el riesgo de desarrollar diversos problemas que ponen en riesgo la salud integral, como obesidad, diabetes, hipertensión, enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés).

Recomendación

Este estudio provee un mensaje importante: “podría ayudar a las personas a darse cuenta de que la cantidad y la calidad del sueño es clave para su salud y conductas relacionadas con la alimentación que eligen”, señaló Connie Diekman, directora de nutrición universitaria en la Universidad de Washington, en Estados Unidos.

La especialista señaló que este es un hallazgo más para darle la importancia que se merece a la recomendación de dormir por lo menos 7 horas cada noche.

 

Vía: Health Day News