,

Los malos hábitos del día a día sólo pueden conducir a malos estados de salud. A esto se le conoce como comorbilidad, un término médico que se refiere a dos conceptos: la presencia de una o más enfermedades, además de la enfermedad o trastorno primario; y el efecto de estos trastornos o enfermedades adicionales.

En el caso de la obesidad, la enfermedad primaria por excelencia, existe una cadena de enfermedades que la siguen, como: la diabetes, el síndrome metabólico, la hipertensión, entre otras. Estas enfermedades provocan, a su vez, otros problemas de salud.

Por ejemplo, la enfermedad hipertensiva —así como el sedentarismo— figura entre los factores de riesgo principales para el desarrollo de enfermedad renal crónica, según el nefrólogo del Hospital de Especialidades del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Jalisco, Benjamín Gómez Navarro.

“El estilo de vida modifica mucho los riesgos, pero lo que te lleve a diabetes o a hipertensión son factores de daño para el riñón y otro aspecto es el sedentarismo. El mexicano se mueve muy poquito” refirió el especialista.

Conoce más: Desnutrición y obesidad causan 70% de males renales

Se estima que el 12% de los mexicanos no realiza actividad física, lo cual puede conllevar a enfermedades como obesidad, diabetes, hipertensión y por consiguiente a afectación renal.

Toma en cuenta que la insuficiencia renal también afecta a personas jóvenes. Incluso, el Servicio de Nefrología de esta institución tiene registros de pacientes en rangos de los 16 a los 23 años de edad, con varios años de evolución de la enfermedad.

Es importante realizar actividad física y comer saludable. Con sólo estos dos cambios pueden evitarse muchas enfermedades, así como daños en los órganos vitales. Si tienes dudas o presentas síntomas relacionados con alguno de estos padecimientos, visita a un médico.

 

Vía: Notimex