El herpes genital es una infección de transmisión sexual (ITS) que resulta del virus del herpes simple (VHS). Se transmite con mayor frecuencia a través del contacto sexual.

El herpes genital generalmente es causado por la cepa de herpes VHS-2. Es posible que el primer brote de la afección no ocurra durante años después de la transmisión.

Sin embargo, no estás sola.

Aproximadamente 1 de cada 6 personas ha experimentado una infección por herpes. En Estados Unidos, por ejemplo, cada año se reportan alrededor de 776,000 nuevos casos de VHS-2.

Pese a ello, es mucho lo que se puede hacer para tratar los síntomas y controlar los brotes, de modo que la vida nunca se vea alterada por ellos.

Tanto el VHS-1 como el VHS-2 pueden causar herpes oral y genital, pero nos centraremos principalmente en el VHS-2 genital.

Síntomas

Los primeros síntomas tienden a aparecer alrededor de 2 a 12 días después de la infección. Existen dos fases:

  • Fase latente: se ha producido una infección, pero no hay síntomas.
  • Fase de pródromo (brote): al principio, los síntomas de un brote de herpes genital suelen ser leves. A medida que avanza el brote, los síntomas se vuelven más graves. Por lo general, aparecen llagas que sanarán en un plazo de 3 a 7 días.

Conoce más: Cómo hablar con tus hijos temas de enfermedades de transmisión sexual

Qué esperar

Puedes sentir una ligera picazón u hormigueo alrededor de los genitales o notar algunas protuberancias pequeñas, firmes, rojas o blancas que son desiguales o de forma irregular.

Estos bultos (o ampollas) también pueden causar picazón o dolor. Si los rascas, pueden abrirse y supurar un líquido blanco y turbio, lo que puede dejar úlceras o llagas dolorosas que, a su vez, se irritarán con la ropa u otros materiales que entren en contacto con tu piel.

Cabe señalar que las ampollas pueden aparecer en cualquier lugar alrededor de los genitales y en las áreas circundantes, incluyendo las siguientes:

  • Vulva
  • Abertura vaginal
  • Cuello uterino
  • Glúteos
  • Muslos superiores
  • Ano
  • Uretra

Primer brote

El primer brote puede presentarse con síntomas similares a los del virus de la gripe, que incluyen:

  • Dolores de cabeza
  • Cansancio
  • Dolor de cuerpo
  • Escalofríos
  • Fiebre
  • Inflamación de los ganglios linfáticos alrededor de la ingle, los brazos o la garganta

El primer brote suele ser el más grave. Las ampollas pueden causar mucha picazón o dolor, y pueden aparecer llagas en muchas áreas alrededor de los genitales.

No obstante, todos los brotes posteriores suelen ser menos graves. El dolor o la picazón no serán tan intensos, las llagas no tardarán tanto en sanar y probablemente no experimentes los mismos síntomas similares a los de la gripe que ocurrieron durante el primer brote.

Con base en lo anterior, es importante que acudas al médico si experimentas los síntomas antes citados, a fin de que te diagnostique la infección e inicie el tratamiento adecuado para ti.

 

Vía: Healthline