Skip to Content

Una mirada hacia atrás

INTRODUCCIÓN

Ya no juego fútbol. Me sacaron. Hace mucho. Bueno, no es que me hayan sacado: amablemente me invitaron a formar parte de la mesa directiva del equipo. “Pero si yo estoy todavía en plena forma”. “Por eso mismo nos interesa mucho que formes parte de la mesa directiva”, me contestaron. Así que ahora organizo los torneos.

“Todo por servir se acaba, Nico”, me dijo el compadre. Me le quedé viendo.

La verdad es que me siento todavía con mucha energía. Reconozco que he tenido que cambiar la talla de mis cinturones. Bueno, eso y algunos cambios más. Aunque si he de ser sincero, ya no me veo ni remotamente como me vi algún día. Pero sigo siendo un adulto capaz de muchas cosas. Y eso es lo que pienso hacer. Afortunadamente, fuera de algunos problemas menores, tengo una buena condición de salud. Mi trabajo me ha costado. Me he apoyado en los manuales correspondientes a los grupos de edad anteriores. Ahora te transmito éste, de 55 a 70 años. A mí me ha resultado de gran interés, y espero que te ocurra lo mismo.

¿QUÉ OCURRE EN ESTA NUEVA ETAPA?

La esperanza de vida en los últimos años ha aumentado y va a seguir aumentando gracias a los adelantos científicos y tecnológicos y a la prevención en salud. Ahora se cuenta con tecnología para hacer diagnósticos oportunos de muchas patologías que anteriormente eran discapacitantes y mortales por sí mismas.

Ahora que has llegado a los 55 años es un buen momento para hacer una pequeña valoración de cómo se encuentra tu salud física y mental. Lo importante es que sigas cobrando conciencia de aquellos aspectos de tu salud que necesitan más atención y cuidado y que empieces a prepararte para los años futuros.

A partir de los 55 años de edad se observa un mayor sedentarismo. El proceso de envejecimiento, que inició varios años antes, empieza a resentirse visiblemente. Sin embargo, la disminución de la condición física y de la capacidad funcional se verá influida por las enfermedades que el hombre haya padecido, el tipo de alimentación, el estilo de vida y la cantidad de ejercicio físico que haya realizado, así como por la herencia genética.

A esta edad empiezan a notarse cambios en la piel y el cuerpo que incluyen pérdida de cabello, salida de canas, pérdida de elasticidad en el cuerpo y en la piel, aumento de grasa en el cuerpo, aumento de las arrugas de expresión, atrofia del tejido conjuntivo, aumento de celulitis y manchas o cambios de color en la piel (pecas), disminución de la vascularización, reducción del vello del pubis, menor sudoración, xerosis o sequedad de la piel y atonía (piel floja y pálida), entre otros.

A pesar de que la piel se encuentra la mayor de las veces seca o deshidratada, la cantidad de grasa corporal aumenta de manera importante en ciertas partes del cuerpo (en los hombres aumenta aproximadamente un 23% a los 55 años). Desafortunadamente, si el hombre se descuida, esta grasa almacenada seguirá aumentando con la edad, particularmente si no mantiene una alimentación adecuada, si fuma y si no hace ejercicio físico regularmente.

¿QUÉ TEMAS DE SALUD SON DE PARTICULAR INTERÉS AHORA?

Conforme avanza la edad, el interés por la salud se amplía a temas que afectan también a la familia, los amigos, etc. De manera particular, los temas de salud que presentan más interés para los hombres en estos años son: sobrepeso y obesidad, diabetes, hipertensión, infartos, colesterol, cáncer, insomnio, cansancio, dolores de espalda y pérdida del cabello, entre otros. En el campo de la salud sexual, los temas que los ocupan son: pérdida de la libido, impotencia, disfunción eréctil, problemas de próstata y testículos, alcoholismo y tabaquismo, etc.

El aumento de la grasa corporal está muy relacionado con el aumento del riesgo de padecer enfermedades como la obesidad, la diabetes, la hipertensión y la atereoesclerosis. Entre los principales problemas de salud a los que se enfrentan los hombres de los 55 a 70 años y que pueden ocasionarles la muerte se encuentran: sobrepeso y obesidad, diabetes mellitus, hipertensión y colesterol alto, problemas del corazón, enfermedad cerebrovascular, enfermedades del hígado y de los riñones, enfermedades de los pulmones como la enfermedad pulmonar obstructiva crónica o EPOC y las infecciones respiratorias agudas, problemas de próstata, cáncer de próstata y otros tipos de cáncer.

Sobre tu cuerpo

Es recomendable que a esta edad acudas con un médico especialista o un nutriólogo para que valore tu peso de acuerdo con tu altura y complexión, así como tu estado de salud. También es importante que te guíe sobre la alimentación que puede ser más adecuada para los próximos años.

Peso y talla

Recuerda: mantener un peso corporal adecuado según tu talla y complexión sigue siendo un elementos de importancia vital para mantener la salud.

Si no te ha atendido un médico especialista o un nutriólogo, ahora es buen momento para iniciar un cuidado especializado. Él o ella será la persona indicada para aconsejarte sobre tu peso, tu talla y tu salud en general.
Recuerda medir tu IMC y tu circunferencia abdominal.

IMC =   peso en k
estatura X estatura

Divide la cantidad de kilogramos que pesas entre el cuadrado de tu estatura. Por ejemplo: si alguien pesa 85 kilogramos y su estatura es 1.65 m, deberá dividir 85 entre 2.89 (resultado de multiplicar 1.65 x 1.65), con lo que se obtiene un IMC de 31.4.

Evolución de tus aparatos y sistemas corporales

Esqueleto. La masa ósea en los hombres disminuye con la edad, aunque no tanta como en las mujeres. A los 70 años, los hombres habrán perdido aproximadamente entre 10 y 15% de la masa ósea que tenían a los 30 años.

Sistema muscular. A los 55 años, la disminución en la masa muscular es mucho más pronunciada y se acompaña de un aumento de la grasa intramuscular. Eso ocasiona que los hombres de esta edad tengan menos fuerza muscular y una menor resistencia aeróbica al hacer ejercicio. Es importante resaltar que una gran parte de la disminución del tamaño del músculo que se observa a partir de los 55 años de edad puede evitarse haciendo ejercicio físico regularmente y llevando una alimentación balanceada.

Sistema cardiovascular. Tu corazón y tu sistema circulatorio han trabajado muchos años incesantemente. Es por esta razón que necesitas seguir cuidándote para mantener tu salud y gozar de una vida adulta plena y con la mejor calidad posible. Una alimentación rica en grasas animales, el sobrepeso y la obesidad, fumar, el estrés, el mal carácter y una vida sedentaria son factores de riesgo para padecer enfermedades cardiovasculares.

Sistema gastrointestinal. Al disminuir las secreciones digestivas se corre el riesgo de padecer enfermedades como la úlcera y la gastritis, causadas en su mayor parte por una bacteria llamada Helicobacter pylori.

Sistema reproductor. La masa testicular disminuye, los conductos que trasportan el semen son menos elásticos y, aunque los testículos continúan produciendo semen, la producción de espermatozoides disminuye. La próstata se agranda con la edad mientras que parte de su tejido es reemplazado por tejido fibrótico similar a una cicatriz. A esta afección se le conoce como hipertrofia prostática benigna (HPB), que afecta a cerca de la mitad de los hombres, causando problemas al orinar y al eyacular. Los problemas relacionados con el sistema reproductor en esta etapa de la vida son la disfunción eréctil y el cáncer de próstata.

Función urinaria. Con la edad aumenta el riesgo de trastornos urinarios como lainsuficiencia renal aguda y la insuficiencia renal crónica. Las infecciones de la vejigay otras infecciones urinarias son también frecuentes y obedecen en parte al vaciado incompleto de la vejiga o a cambios en el equilibrio químico de las membranas urinarias.
El agrandamiento de la próstata puede provocar problemas al momento de orinar.

Recomendación

En caso de tener dudas o tener molestias como las referidas, o bien, ante una pérdida brusca o un aumento considerable de peso, consulta a tu médico.

En México se considera que tienes:

  • obesidad, cuando el IMC es mayor de 30, y en población detalla baja, cuando es mayor de 25;
  • Sobrepeso, cuando el índice de masa corporal se encuentra entre 25 y 29, y en personas de de talla baja, entre 23 y 25. Se considera talla baja en el hombre adulto una estatura menor a 1.60 m.
  • Desnutrición, cuando el índice de masa corporal es igual o menor a18.

SOBRE TU MENTE Y TU SALUD EMOCIONAL

55 a 70 años:

Te encuentras ahora en la transición de los 50 años, es decir, se cierra el ciclo de la adultez media (40-65 años) y comienza una transición hacia la adultez tardía (conocida como vejez).  Tienes claro que la mitad de tu vida ha pasado y es posible que experimentes un malestar por la terminación definitiva de la juventud. Comprendes que la vida está formada por “ciclos” y estás consciente del paso del tiempo. 
Has pasado ya por varias crisis, que forman parte de un fenómeno evolutivo. Y aunque todos pasamos por estas transiciones y cuestionamientos, dependerá mucho de tu personalidad el manejo que puedas darle a tus emociones y sentimientos para poder disfrutar de la vida plenamente. Una de tus tareas principales ahora es hacer frente de manera positiva a la conciencia de la propia muerte futura y la de asignar un nuevo sentido a tu vida, ya que muchas cosas empiezan a cambiar.
Muy probablemente, los siguientes serán algunos de los pensamientos que empezarán a ocupar tu mente:

  • Empiezan a surgir recuerdos en forma de una memoria a veces un poco lejana.
  • Te sorprende a veces cómo han cambiado las cosas (el medio ambiente, tus propios cambios físicos).
  • Te parece que el tiempo pasa cada vez más rápido.
  • Valoras algunos de tus cambios psicológicos y tu propia madurez.
  • Te preocupa tal vez la posible culminación cercana de tu trabajo profesional.
  • Piensas qué les dejarás a los demás.
  • Reflexionas sobre cómo quisieras que fueran en adelante tus relaciones con tu pareja, familia, amistades, etc.
  • Reflexionas sobre cómo quisieras pasar y vivir los años que te queden y cómo te organizarás en adelante.

De esta organización, del logro de tus objetivos en el pasado y de tu propia determinación dependerá el logro de nuevas metas y proyectos a futuro.

Alteraciones emocionales

La forma en que veas las cosas puede ocasionar que se disparen procesos ansiógenos (miedos, fobias, pánico y rituales). Para algunos, por ejemplo, el paso del tiempo se vuelve un gran problema por sentir que no alcanzaron las metas propuestas, o por creer que perdieron muchas oportunidades en la vida. Si este tipo de pensamientos se vuelven una obsesión, es posible que la persona desarrolle una sensación de insatisfacción y disgusto con la vida. Algunas alteraciones en esta etapa pueden ser:

  • Falta de aceptación de los cambios físicos en tu cuerpo, al grado de que esto afecta el estado de ánimo.
  • Sentido constante de insatisfacción personal y de autocrítica.
  • Insatisfacción e infelicidad con lo que se ha logrado.
  • Irritabilidad, enojos frecuentes, críticas constantes contra los demás, negatividad, ira.
  • Ruptura de la comunicación con las nuevas generaciones.
  • Problemas en las relaciones con los seres cercanos (pareja, familia, alejamiento de hijos e hijas, amistades).
  • Exagerado aumento del machismo o retroceso a pensamientos conservadores por incapacidad de adaptarse a los cambios sociales y generacionales.

Depresión masculina

Una causa frecuente de depresión a esta edad es la jubilación o la falta de trabajo a partir de cierta edad. Ello implica una disminución de ingresos económicos y descenso en el nivel de vida. Si ello se acompaña con un rechazo de la familia ante esta situación, el impacto psicológico puede ser devastador. 
Otro factor que comúnmente ocasiona depresión es la aparición de enfermedades, entre las que se encuentran las infecciones agudas, las neoplasias (crecimiento anormal de células en un tejido o un órgano), los accidentes cerebrovasculares, el infarto de miocardio y la administración de radioterapia y de hormonas esteroides.
Los problemas de salud y la muerte de seres muy queridos son también causa de depresión.

ALIMENTACIÓN

  • El sobrepeso y la obesidad se asocian generalmente con una alimentación inadecuada y una vida sedentaria.
  • Una alimentación adecuada depende de tu talla, peso y tipo de actividad que realizas (actividad ligera, moderada o intensa).
  • El balance de los grupos de alimentos es esencial para mantener una correcta alimentación: cerca del 60% de las calorías deben ser provenir de carbohidratos, aproximadamente 15%, de proteínas, y un 25%, de grasas.
  • El cuerpo necesita estar continuamente hidratado. De acuerdo con tu metabolismo, la cantidad de agua que hay que tomar en el transcurso del día varía entre 1 ½ y 2 litros. 
  • Procura evitar los alimentos que contengan colesterol y disminuir o evitar la sal.
  • Si tu circunferencia abdominal mide más de 80 centímetros, es muy posible que tengas sobrepeso con un gran riesgo de padecer diabetes. Párate derecha y coloca una cinta métrica en el punto medio entre la última costilla y la parte superior de la cadera. Mide entonces la circunferencia de tu cintura. Es preferible que alguien te ayude para que la medición sea precisa.

¿Qué comer?

55 a 70 años con actividad ligera a moderada

Su alimentación debe aportar la energía (o calorías) y todos los nutrientes que necesita para tener el mejor estado de nutrición y salud. La variedad de alimentos es fundamental para este propósito Agua 1 ½ a 2 litros diariamente, repartidos en las comidas.

Se recomienda incluir diariamente alimentos de todos los grupos:

Leche y derivados

  • 2 vasos al día. Una rebanada de queso de 30 g o un yogurt sustituyen un vaso de leche. Procura que ésta sea baja en grasa. 
Carnes y pescados, de preferencia asados o a la plancha 
  • 1 porción mediana diariamente procurando alternar los diferentes tipos de carnes.
Huevos

  • 1 huevo de 2 a 3 veces por semana.

Legumbres cocidas

  • De ½ a 1 taza por semana. Combínalas con cereales.

Cereales

  • Una porción o taza todos los días. Combínalos con leguminosas.
Verduras crudas o cocidas

  • Por lo menos 3 raciones al día.

Frutas

  • 3 piezas pequeñas en el transcurso del día.

Grasas

  • Aceite: 10 a 12 g (1 cucharada sopera). Mantequilla: 10 a 12 g. También cuenta como una ración de grasa: 1 vaso de leche entera, 1 bistec magro, 1 pescado, 2 huevos, 1 porción de aguacate.

Sugerencias de platillos caseros

¿Se agota a veces la imaginación? A ver qué te parecen estas sugerencias de platillos diarios.

SOPAS

ENSALADAS

PLATOS FUERTES

POSTRES

Arroz con garbanzo y perejil

Espinaca y chayote con vinagreta de naranja

Cebollas rellenas de carne molida al horno

Manzana al horno con pasas, nuez y vainilla

Res con cebada y pimiento morrón

Zanahoria con jícama y piña

Pescado a la mostaza sobre cama de espinacas cocidas

Duraznos con queso cotagge

Avena con caldillo de jitomate

Jitomate, col y orégano con aderezo de limón y soya

Bisteces a la mexicana con nopales

Cocktail de frutas

Poro con papa y queso fresco

Atún con pico de gallo y cilantro

Albondigón de res con arroz, hierbabuena y verdura

Gelatinas naturales de naranja, limón, sandia, etc.

Flor de calabaza con calabaza y chile poblano

Jícama y toronja con aderezo de miel y chile

Pollo en jugo de naranja con trozos de manzana

Papaya y piña en almíbar

Consomé de pollo con hierbabuena y verdura

Manzana, piña, pollo y nuez con lechuga

Calabazas rellenas de champiñón y queso fresco

Budín de zanahoria

Champiñón, elote y cebolla con chile morita

Pepino con yogurt y eneldo

Lomo de cerdo mechado con salsa de jamaica

Pan integral tostado con mermelada casera de fresa y queso cottage

Espinaca, zanahoria y pasta

Jitomate con queso fresco, albahaca y aceite de olivo

Carne de res con pimiento morrón verde y cebolla.

Calabaza amarilla y pasitas en almíbar con piloncillo

Tortilla, pollo, cilantro y queso fresco en caldillo de chile ancho

Pollo, almendra, jícama y manzana con aderezo de cilantro.

Croquetas de jamón y arroz

Nieves hechas en casa de limón, sandía, naranja

Pescado con verduras y arroz

Papa, cebolla y perejil

Ceviche de pescado cocido con aceituna, cebolla, jitomate, pepino, limón y aceite de olivo

Puré de zapote negro con naranja

Nopales, tapioca y caldillo de jitomate

Nopalitos con cilantro, cebolla y jitomate

Calabazas o chayotes rellenos de queso y capeados.

Plátano macho maduro al horno

Frijol molido con caldillo de jitomate con tiras de tortilla y huevo cocido

Jitomate con chícharo, cebolla y soya

Carne de res en su jugo con cebolla y cilantro, acompañada de frijoles y aguacates

Pera al horno con leche de nuez

Agrupación de los alimentos en relación con condiciones de salud

Consume frutos secos para prevenir problemas cardiacos

Los frutos secos tienen componentes “cardiosaludables” es decir, son buenos para el corazón. Su consumo frecuente reduce el colesterol LDL o malo hasta en un 30%.  Tienen un bajo contenido en ácidos grasos saturados y una composición parecida a la del aceite de oliva, famoso protector de enfermedades cardiovasculares. Además contienen vitaminas, proteínas y minerales, entre los que destacan la vitamina E, el ácido fólico, el calcio, el magnesio, el potasio, el fósforo y el hierro. Te recomendamos comer entre una y cinco raciones a la semana (una ración corresponde aproximadamente a 25 gramos). Entre los frutos secos tenemos: nueces, almendras, avellanas, piñones y pistaches.

Alimentos restringidos si tienes hipertensión

Debes eliminar por completo la sal en tu alimentación Ello incluye cualquier alimento que contenga sal o grandes cantidades de sodio, tales como los embutidos, las cecinas, los fiambres, los panes y productos procesados o envasados, la salsa catsup y la mostaza.

Nota importante: una cucharadita de té contiene 2,300 mg de socio, lo que representa una ración diaria entera.

Alimentos permitidos si tienes hipertensión

Debes consumir alimentos que contengan potasio: frutas tales como melón, sandía y naranjas, vegetales y verduras tales como papas, espinacas y calabaza. Procura consumir ensaladas de frutas, vegetales, legumbres y lácteos deslactosados.

Alimentos que deben evitarse si tienes el colesterol alto

Helados de crema, pasteles, pastas, cremas, galletas a base de mantequilla y chocolates; también, la grasa visible y dura de las carnes, chicharrones, patés (particularmente de hígado), tocino, sesos, vísceras en general, yema de huevo, hígado, tocino, cortes grasos de carnes de cerdo, cordero y res, cecinas, embutidos y fiambres de cerdo y aves, chorizo, jamón, longaniza, mortadela, salami, salchicha, grasas industrializadas como mantecas, mantequilla, margarinas y quesos, mayonesa, grasa de la leche (crema). Algunos productos del mar como hueva de pescado.

Alimentos de mediano colesterol

Sólo deben consumirse de vez en cuando siempre y cuando no tengas el colesterol elevado; procura comerlo dos veces por la semana cuando mucho: leche descremada, quesos, quesillos y yogurt descremado; cortes magros de carne de res, de cerdo (pulpa, lomo) y aves (pechuga y pierna de pavo y pollo); almejas, calamares, jaiba, pulpo.

Alimentos de libre consumo para personas con peso corporal normal y sin colesterol elevado

Pescados, claras de huevos, aceites de canola, maíz, oliva, pepita de uva. Leguminosas: garbanzos, lentejas, cacahuate, frijoles negros. Legumbres: arvejas, habas y alubias, habichuelas. Cereales: arroz integral, avena integral, harina tostada artesanal, maíz y trigo. Frutos secos: almendras, avellanas, castañas, nueces y piñones, ciruelas, uvas pasas. Aguacates, pepinos, alubias verdes, tomates, calabazas, frambuesas, granadas, higos, kiwis, moras, tunas, uvas.

Alimentos restringidos si tienes diabetes

La acidosis es una de las características de la diabetes, por lo que es importante que evites el consumo de alimentos que puedan acidificar la sangre. Entre éstos se encuentran: carnes, embutidos, pescados y mariscos, quesos fuertes, azúcares y productos refinados. En el caso de comprobarse la presencia de acetona en la sangre, es decir, de acetonemia, se debe suprimir el consumo de frutas ácidas.

Alimentos restringidos cuando tienes una alta concentración de azúcar

Uvas, plátanos, frutos secos y pastas blancas refinadas. Cuando la glucemia alcanza cifras peligrosas, para reducirla se prescribe el consumo de de hipoglucemiantes, que son medicamentos que ayudan a este fin.

Alimentos restringidos si tienes problemas de riñón

Harinas comunes y derivados (pastas, pizzas, empanadas, tacos, amasados de panadería, panes y galletas); chocolates, caramelos de leche, dulces de leche, natillas, legumbres, frutas secas. No se debe consumir cervezas, jugos de frutas, gaseosas o refrescos con gas.

Alimentos recomendados si tienes problemas de riñón

Leche de todo tipo (no más de 200 ml diarios), quesos blancos sin sal y en reemplazo de un 1 huevo (50 g de queso reemplazan un huevo), no más de 3 huevos enteros por semana, todo tipo de verduras u hortalizas *A y *B (200 g del grupo A y 100g del grupo B). Las hortalizas *C deben consumirse como sustitutos del arroz cocido (150 g de papa equivalen al mismo peso cocido de arroz), aceites crudos, jaleas de frutas como únicos dulces sugeridos, caldos de verdura caseros, azúcar común si no se padece de diabetes. Puedes comer todo tipo de almidones o féculas de trigo, papa y tapioca para elaborar pan y galletas hipoprotéicas (bajas en proteínas y sin sal). Las bebidas que se pueden consumir son aquellas que tienen un bajo contenido de sodio, aguas minerales, café, té, mate, etc.

Consume diariamente:

100 g de carne (200 ml de leche más 1 huevo equivalen a 100 g. de carne)
200 g de frutas
Verduras (libre demanda)

Clasificación de las hortalizas según su aporte de hidratos de carbono

GRUPO

CARACTERÍSTICAS

Hortalizas Grupo A

Contienen menos de un 5% de hidratos de carbono. Pertenecen a este grupo la acelga, el apio, la espinaca, la berenjena, la coliflor, la lechuga, el pimiento, el rábano, el jitomate.

Hortalizas Grupo B

Contienen de un 5 a un 10% de hidratos de carbono (alcachofa, cebolla, nabo, poro, zanahoria, remolacha).

Hortalizas Grupo C

Contienen más del 10% de hidratos de carbono (papa, yuca).

Legumbres:

Todo género de fruto o semilla que se cría en vainas como: alubias, chícharos, ejotes, frijoles, lentejas, garbanzos, habas, soya.

Hortalizas o verduras:

Acelga, achicoria, ajo, alcachofa, apio, berenjena, berro, boniato, brécol, brócoli, calabacín, calabaza, cardo, cebolla, cebolleta, col, col de Bruselas, coliflor, colinabo, champiñón, chirivía, endivia, escarola, espárrago, espinaca, guindilla, guisante, haba, hinojo, judía verde, lechuga, lombarda, mandioca, papa, pepino, perejil, pimiento, puerro, rábano, rabanito, remolacha, repollo, zanahoria.

Ejemplos de dietas según condiciones específicas de salud

Ejemplo de dieta para personas con diabetes

Al levantarse: jugo de naranja o agua de limón o naranja sin azúcar.

Desayuno: fruta fresca con copos de algún cereal.

Almuerzo:
Primer plato: gran ensalada cruda con muchas hojas verdes, jitomates, zanahorias, rábanos y cebolla, y con hortalizas rehogadas o cocidas.
Segundo plato: una manzana y yogurt natural.

Cena
Primer plato: ensalada cruda con nueces, avellanas o almendras.
Segundo plato: Ración de sémola de cereales integrales.

Ejemplo de dieta para personas con hipertensión

Desayuno:
1/2 taza de jugo de naranja o 1 plátano mediano
1 taza de avena o 2 tostadas de trigo integral con 1 cucharadita de margarina baja en sodio
1 taza de leche descremada

Almuerzo 1:
1 1/2 taza de spaghetti con salsa marinara baja en sodio (jitomate, ajo, perejil, orégano, pimienta)
1 plato de ensalada verde aderezada con limón y aceite de oliva
1 rodaja  de pan Italiano
1 manzana
1 taza de jugo de uva

Almuerzo 2:
100 g de pechuga de pollo asada con ½ taza de calabaza asada
½ taza de ensalada de pasta a las finas hierbas
½ taza de coctel de duraznos

Cena:
1 pieza de tortilla de harina de trigo o pan pita
1 plato de ensalada verde y jitomate, aderezada con limón y aceite
½ taza de leche descremada
½ taza de jugo de arándano

EXÁMENES Y VISITAS MÉDICAS

Incluso estando saludable, usted debe visitar al médico periódicamente, estas visitas por lo menos cada año sirven para: detectar enfermedades, evaluar el riesgo de problemas médicos futuros, fomentar estilos de vida saludables, actualizar las vacunas, mantener una relación con un médico en caso de una enfermedad.

Además de la revisión de rutina para valorar peso, talla, presión arterial, sonido de los pulmones, visión, oídos, salud bucodental, salud sexual, alimentación, actividad física y esquema de vacunación (puedes consultar los manuales anteriores), el médico tiene que...

  • solicitar exámenes de laboratorio donde te tomarán una muestra de sangre para evaluar tu riesgo cardiovascular, medir tu glucosa (para detectar diabetes), y medir los niveles de colesterol y triglicéridos para detectar riesgo de enfermedades cardiovasculares como cardiopatía isquémica, infarto y angina de pecho. Si es necesario, te solicitará una prueba de esfuerzo y electrocardiograma.
  • pedir cuando sea necesario exámenes para detección de cáncer (de piel, tiroides, cavidad oral, nódulos linfáticos, testículos, colon y recto). Comenta con tu médico si te ha salido alguna mancha, bolita, absceso, lunar que esté creciendo, etc. en cualquier parte de tu cuerpo.
  • revisar los genitales.
  • llevar a cabo un examen rectal o colonoscopía para valorar todo el colon (intestino grueso) y verificar que no haya cáncer colorrectal y cáncer de próstata. Esto es particularmente importante en pacientes con alto riesgo de cáncer de colon, es decir, aquellos que sufran de colitis ulcerativa crónica, o que tengan cáncer colorrectal previo, adenomas colorrectales grandes previos o antecedentes familiares. Ya con los resultados, el médico programará la frecuencia para volver a realizar el examen.
  • practicar en algunos casos una proctoscopía o proctosigmoidoscopía, que evalúa únicamente el tercio inferior del colon para detectar diverticulosis (presencia de bolsas anormales en el revestimiento de los intestinos), oclusión intestinal, causas de diarreas frecuentes o inexplicables, pólipos del colon, enfermedad intestinal inflamatoria, inflamación o infección (proctitis), hemorroides.

 Con vida sexual activa el médico revisará lo siguiente:

  • Verificará si hay presencia de infecciones de transmisión sexual o ITS y de VIH/SIDA.
  • Verificará si hay disfunción eréctil.
  • Proporcionará información sobre  salud sexual. Identificará conductas de riesgo.
  • Promoverá el uso adecuado del condón y los métodos de planificación familiar, vasectomía.

Signos de alerta, consulta al médico inmediatamente

  • Problemas en los ojos.
  • Problemas en oídos.
  • Problemas digestivos (diarreas frecuentes, estreñimiento, dolor de estómago, indigestión o dificultad al tragar).
  • Problemas respiratorios (dificultad para respirar, respiración dolorosa, tos o ronquera persistente, “silbidos” al respirar, tos con flemas).
  • Caries o dolor de dientes y muelas.
  • Dolores de cabeza constantes.
  • Dolor de pecho
  • Dolor abdominal
  • Dolor testicular
  • Dolor, ardor, comezón e inflamación en o alrededor de los órganos sexuales.
  • Úlceras, ronchitas o ampollas alrededor de los órganos sexuales, boca o ano.
  • Cambios en color y el olor de la orina, orinar frecuentemente, dolor y/o ardor al orinar.
  • Verrugas en los órganos sexuales o ano.
  • Salida de líquidos por el pene.
  • Hemorragias o secreciones sin causa evidente.
  • Alteraciones y cambios en la piel como: verrugas o lunares. Úlceras en la piel que no cicatrizan.
  • Presencia de nódulos o “bolitas” que antes no se tenían.
  • Fiebre por causa desconocida.
  • Irritabilidad, angustia, problemas para dormir.
  • Sueño excesivo y debilidad constantes.

ESQUEMA DE VACUNACIÓN

VACUNA

ENFERMEDAD QUE PREVIENE

DOSIS

EDAD

 

Td

 

Difteria y tétanos.

2 dosis con intervalo de 4 a 8 semanas

55 a 70  años (como profilaxis en caso de heridas).

Refuerzos

Cada 5 o 10 años

Antineumocóccica

Neumonía

Dosis inicial

Más de 65 años

Refuerzos

Cada 5 años

Antiinfluenza

Influenza

Anual

Mas de 60 años

DATOS Y TEMAS QUE ES IMPORTANTE CONOCER

Obesidad y diabetes

La obesidad es la presencia de un exceso de grasa corporal. Tenemos más obesidad en la actualidad porque: 1º) comemos más y realizamos menos esfuerzo físico en nuestra vida diaria, por lo que gastamos menor energía y la acumulamos en forma de grasa; y 2º) existe una tendencia generalizada a consumir un exceso de alimentos ricos en grasa que contienen muchas calorías. Todo ello, inevitablemente, se ha traducido en un incremento de los índices de obesidad en muchos países, en especial en México.

La obesidad es una enfermedad que se acompaña frecuentemente de otras enfermedades como la diabetes mellitus tipo 2, la hipertensión arterial, hiperlipidemias (colesterol elevado en sangre), algunos cánceres (colon, próstata, pecho) y osteoartritis. A su vez, la diabetes, la hipertensión y el colesterol elevado favorecen el desarrollo de las enfermedades del corazón (enfermedad coronaria). Es muy importante por lo tanto evitar la obesidad.

Recuerda: si la circunferencia de tu cintura sobrepasa los 90 cm, eso significa que y tiene sobrepeso.

La diabetes es una enfermedad metabólica cuyo problema básico consiste en la incapacidad del cuerpo para aprovechar la glucosa (azúcar)ingerida, lo que provoca que ésta permanezca en la sangre en cantidades superiores a las normales. Y esto es especialmente perceptible después de las comidas. Existen dos formas principales de diabetes: la tipo 1 y la tipo 2. Aproximadamente, el 90% de todos los casos documentados de diabetes son de tipo 2, y su presencia aumenta tanto en varones como en mujeres a partir de los 40 años. La diabetes afecta prácticamente a la décima parte de la población mayor de 65 años. Además, se estima que por cada caso de diabetes tipo 2I diagnosticado queda otro por diagnosticar.

Las causas de la diabetes tipo 1 parecen estar asociadas con factores genéticos, autoinmunes y medioambientales, que llevan a una destrucción de las células pancreáticas que producen la insulina.
En el caso de la diabetes tipo 2, entre los factores de riesgo que predisponen a su desarrollo destacan la obesidad, el envejecimiento y una historia familiar de diabetes, además de la hipertensión arterial y la hiperlipidemia, (exceso de grasa en la sangre). La diabetes tipo 2 progresa despacio desde los 30 hasta los 50 años de vida y tiende a asociarse con un incremento del peso corporal. En consecuencia, más del 80% de los diabéticos tipo 2 tienen sobrepeso o son obesos. Se detecta fácilmente mediante un análisis de sangre.

La población en México de personas con diabetes fluctúa entre los 6.5 y los 10 millones en personas entre 20 y 69 años. De este gran total, 2 millones de personas no han sido diagnosticadas.  Y 13 de cada 100 muertes en México son provocadas por la diabetes.

La diabetes mellitus puede reducir tanto la calidad como la esperanza de vida de las personas porque se asocia con un mayor riesgo de enfermedad coronaria, hipertensión arterial, accidente cerebral vascular, claudicación intermitente y enfermedad microvascular, que es causa de retinopatía, nefropatía, diversas neuropatías, ceguera y un mayor riesgo de infección. Las personas que padecen diabetes tienen tres veces más riesgo de sufrir cardiopatías o enfermedad cerebrovascular y presentan trastornos depresivos y cambios de personalidad.

De cada 100 personas con diabetes:

  • 14 presentan nefropatía (daño en riñón).
  • 10 presentan neuropatía (daño en sistema nervioso).
  • 10 presentan pie diabético (una de cada 3 termina en amputación).
  • 5 presentan ceguera.

 

Enfermedades y cáncer de próstata

La próstata se encuentra debajo de la vejiga urinaria y en la parte superior de la uretra. En esta glándula se produce una secreción de color lechosa que forma parte del semen que sale durante la eyaculación. El cáncer de próstata es una enfermedad que ataca a la glándula prostática. Es muy frecuente después de los 70 años, aunque, por ser de crecimiento muy lento, es importante que tengas conocimiento de esta enfermedad desde ahora. Existen formas más agresivas de este cáncer que pueden extenderse a las vesículas seminales o a los ganglios linfáticos.

El cáncer de próstata necesita años para desarrollarse. No se conoce la causa exacta que lo origina. Pero ciertas investigaciones concluyen que algunos de los factores que influyen en su desarrollo son la dieta, el tabaquismo, la exposición al sol, a sustancias químicas o a radiaciones.

Los síntomas que pueden ser indicativos de este cáncer son:

  • disminución del calibre de chorro,
  • poliuria (se orina muchas veces) y goteo de la orina,
  • falta de fuerza para expulsar la orina.

EN ETAPAS MÁS AVANZADAS:

  • retención urinaria (no se orina) o hematuria (eliminación de sangre en la orina),
  • dolores en la espalda o las piernas.

Cuando el tumor es de tamaño considerable, una de las características es que al orinar se tiene la sensación de que no se ha orinado completamente, lo que aumenta la frecuencia de la necesidad de orinar, razón por la que se va constantemente al baño. Esto sucede porque el tumor mismo estrecha la uretra y por lo tanto obstruye el flujo de orina. Cuando la vejiga no se vacía adecuadamente, la orina se estanca y hay mayor tendencia a desarrollar infecciones urinarias o cálculos. 
El diagnóstico lo hace el/la médico/a de la siguiente manera:

  • por un tacto de la próstata a través del recto;
  • por medio de un examen de sangre específico llamado PSA (antígeno prostático);
  • por medio de una biopsia de tejido de la próstata o con ayuda de una ecografía (procedimiento de imagenología).

En pacientes con tumores localizados de próstata y más de diez años de esperanza de vida, se recomienda una prostatectomía radical, que consiste en la extirpación de la próstata, las vesículas seminales y, en algunos casos, los ganglios linfáticos. A esto sigue una radioterapia, que se aplica mediante fuentes externas o implantando materiales radioactivos. Otro tipo de tratamiento se basa en la relación entre la testosterona (hormona sexual masculina) y el ritmo de crecimiento del tumor: se administran fármacos que interfieren en la acción de la testosterona para controlar el crecimiento del tumor.

PROSTATITIS O INFLAMACIÓN DE LA PRÓSTATA
Esta inflamación puede ser causada por bacterias que llegan a la próstata desde el riñón o por la uretra, o en algunas ocasiones por infecciones situadas en otras partes del cuerpo. Los síntomas que advierten sobre este problema son:

  • secreción mucopurulenta por las mañanas,
  • dolor de la espalda,
  • dolor en los testículos, pene y/o escroto.

Y con menos frecuencia, aunque también puede presentarse:

  • erecciones dolorosas,
  • sangre en la eyaculación.

HIPERTROFIA BENIGNA DE LA PRÓSTATA
Se llama así al agrandamiento no canceroso de la próstata. Es un problema que afecta principalmente a hombres mayores de 40 años, pero puede presentarse después de los cincuenta años. El crecimiento de la próstata comprime la uretra, lo que dificulta la salida de la orina y produce dolor durante la eyaculación. Aún no se conoce la causa. Es recomendable consultar a un urólogo para que éste ayude a decidir qué se debe hacer de acuerdo con el tamaño y los síntomas que presente la próstata.

 

Irritabilidad, estrés y depresión

La irritabilidad es una manifestación de la personalidad que se expresa en reacciones exageradas ante los acontecimientos. Se manifiesta por agresividad verbal o física no controlable en situaciones de poca importancia, Esta respuesta agresiva puede ser consciente o inconsciente. Cuando es inconsciente, la persona que la presenta difícilmente la acepta.

La irritabilidad puede ser originada por múltiples factores asociados con la salud física o psicológica. Puede desarrollarse hasta por el simple hecho de no aceptar el envejecimiento.

  • La irritabilidad puede ser una más de las complicaciones de las enfermedades  no transmisibles tales como la diabetes mellitus, la hipertensión arterial, trastornos auditivos, trastornos visuales, secuelas de eventos vasculares cerebrales, problemas cardiacos, hipertiroidismo, osteartrosis y problemas de sueño, entre otros.

El estrés es una demanda física o psicológica fuera de lo habitual y bajo presión que se hace al organismo, lo que provoca un estado ansioso. Es una enfermedad que aparece en gran medida como producto de una desadaptación frente a una sociedad competitiva y cambiante que impone una gran cantidad de exigencias en las personas para poder salir adelante. Aunque la causa puede ser externa, la enfermedad consiste en una respuesta inadecuada de las personas frente a los diferentes acontecimientos de la vida.

Algunos factores que favorecen el desarrollo del estrés son: el tráfico pesado, los enfrentamientos o peleas constantes en el trabajo o con la pareja y/o la familia, los plazos de entrega, el exceso de trabajo, los problemas de dinero, etc.

La depresión viene del latín depressio: hundimiento. La persona se siente hundida con un peso sobre su existencia. El inicio de la depresión puede suceder con un pequeño cambio en el estado de ánimo. Incluso puede aparecer enmascarada con otros síntomas principales, tales como la pérdida de apetito, alteraciones de la memoria, insomnio, síntomas somáticos, ansiedad o irritabilidad.

La depresión es una enfermedad tratable. No importa la edad, el sexo o la situación de la vida, la depresión no es algo normal. Cualquier persona que experimente síntomas depresivos debe ser diagnosticada y tratada para revertir su condición. 

Hipertensión y riesgos cardiovasculares

La hipertensión es el término médico empleado para definir la tensión arterial elevada. La hipertensión arterial obliga al corazón a trabajar más. Esto significa que tanto el corazón como las arterias tienen más riesgo de dañarse. Concretamente, la hipertensión arterial aumenta el riesgo de infarto de miocardio, de accidente cerebro-vascular, de insuficiencia renal, de insuficiencia cardiaca congestiva y de aterosclerosis. Además, cuando la hipertensión está acompañada de obesidad, tabaquismo, niveles elevados de colesterol en sangre o diabetes, el riesgo de infarto de miocardio o de accidente cerebro-vascular es bastante mayor.

Si en una primera medición las cifras de tu tensión arterial resultan elevadas, eso no significa que seas hipertensa. Sin embargo, es muy recomendable que te tomes la tensión arterial varias veces y anotes la medición durante un mes. Si en estas mediciones persiste la elevación de las cifras, eso quiere decir que hay que debes acudir inmediatamente al médico y tomar medidas (dietéticas, ejercicio y tal vez medicación). La medida óptima es 120/80 mmHg. Más de 140/90  mmHg se considera alta.

Los hombres tienen mayor riesgo que las mujeres hasta la edad de 55 años; a esta edad sus riegos se igualan, y a los 75 años las mujeres tienen más posibilidades de desarrollar hipertensión arterial que los hombres.

Factores de riesgo cardiovascular

  • Un consumo excesivo de sal causa hipertensión arterial en muchas personas, la obesidad y el sobrepeso, el colesterol alto o la hipercolesterolemia, la hipertensión o la presión arterial alta, la diabetes mellitus o el azúcar en la sangre, el sobrepeso y la obesidad, la mala alimentación, el tabaquismo, el consumo excesivo de alcohol, el uso de medicamentos como esteroides anabolizantes, antiinflamatorios no esteroideos, descongestivos nasales, y eritropoyetina, el sedentarismo, el estrés y la herencia (familiares que han sufrido infarto o embolia cerebral sobre todo a edades tempranas.

Recuerda: el consumo de alcohol aumenta considerablemente el riesgo de tener enfermedades cardiovasculares. Si tienes esta enfermedad, busca ayuda profesional. Nunca es tarde.

Fumar produce cáncer y aumenta considerablemente el riesgo cardiovascular.

¿Qué debes hacer para mantener tu salud?

Fomenta

  • espacios que le permitan cuidar de tu salud. Acude a revisión médica cada año. Toma los medicamentos necesarios puntualmente.
  • una planeación de cómo será el cuidado de tu salud para los tiempos de jubilación. Busca activamente espacios de convivencia con tu pareja y tu familia.
  • una vida activa: haz ejercicio por lo menos 30 minutos 3 veces por semana. Mide tu cintura.
  • tu autoestima, tu desarrollo social y tu compromiso con los demás. Aprende a manejar el estrés, el fracaso o la frustración ante circunstancias desagradables,  sin que ello afecte tu autoestima.

Mantén

  • muy buenos hábitos higiénicos. Procura bañarte diariamente. Si no es posible, cambia tu ropa. Lávate los dientes 3 veces al día y utiliza hilo dental. Cuida la higiene de tus genitales.
  • una alimentación adecuada, cuidando el horario, la cantidad y calidad de los alimentos. Procura que éstos sean balanceados y variados. Trata de comer en familia por lo menos una vez al día. Disfruta los alimentos, come con alegría y un sentido de agradecimiento.

Evita

  • fumar. Y si fumas, reflexiona sobre la conveniencia de dejar el cigarro, que tanto daño te hace. Busca ayuda para dejar de fumar.
  • tener relaciones sexuales ocasionales sin condón. Los descuidos pueden tener consecuencias serias para ti y para otros.
  • beber alcohol en exceso. Si lo haces, busca ayuda profesional para fortalecer tu voluntad y anímate a vivir libre de esta bebida. Recuerda que el alcoholismo está relacionado con la inseguridad social, la violencia y la desintegración social; recuerda también que tu ejemplo es determinante para tus hijos. Por más presiones económicas y emocionales que tengas, piensa que tú vales mucho como para dejarte destruir por una adicción.

Procura

  • vigilar tu presión arterial, tus niveles de colesterol y azúcar. Mantén la dieta adecuada para ti y haz ejercicio de manera constante.
  • no manejar o hacer trabajos que puedan ocasionar un accidente cuando consumas alcohol. Cuando bebas, hazlo con moderación.
  • conocer tus riesgos en salud. Acepta los signos y síntomas de alarma cuando ocurran y acude al médico en cuanto te sea posible.
  • tener relaciones sexuales satisfactorias con tu pareja. Aprende a gozar una sexualidad diferente con los nuevos años. Si tiene problemas de disfunción, habla con tu pareja y acude al médico o al especialista.
  • relajarte y manejar el estrés y la frustración. Intenta conocerte mejor. Aprende a sentir y a expresar tus emociones. Descubre nuevas actividades sanas como el deporte, la lectura, la caminata, los ejercicios de respiración y la meditación para ayudarte a ti mismo en momentos de crisis o de angustia.

MITOS Y REALIDADES

 MITO

Realidad

La impotencia en los hombres mayores es siempre producida por factores físicos. Es natural e irreversible en el hombre de edad.

Falso. Hoy se sabe que no es así y que existen factores psicológicos  ligados a la disfunción sexual, como el estrés, la depresión y los conflictos con la pareja. Las causas orgánicas y los factores a riesgo de una disfunción eréctil incluyen problemas vasculares, diabetes, hipertensión, algunos medicamentos, disturbios neurológicos como la esclerosis múltiple, el alcoholismo crónico, un consumo importante de tabaco, lesión de la columna vertebral, intervenciones pelvianas (prostatitis, cistitis o resección del recto), anomalías hormonales y otras condiciones médicas y quirúrgicas.
Aunque el tiempo debilita la función erótica tanto en el hombre como en la mujer, la actividad sexual es una de las que mejor resisten el envejecimiento. En este sentido, el cuidado de la propia salud es muy importante, ya que la salud sexual depende también de una salud en buenas condiciones.

El deseo y la potencia sexual disminuyen considerablemente a partir de los 55 años.

Falso. Nada de esto es cierto, los hombres siguen teniendo deseos sexuales, la potencia sexual disminuye un poco con relación a la capacidad física. Nadie corre con la misma velocidad a los 30 que a los 70 años. Todo es cuestión de adaptarse, percibir y gozar con la edad los nuevos disfrutes sexuales.

Impotencia significa pérdida de virilidad.

Falso. Virilidad se refiere a hombría, masculinidad, fortaleza. La sociedad otorga a este término un sentido relacionado con la capacidad sexual del hombre. En una visión machista. Si así fuera, significa que el valor del hombre radicaría en su pene. Además, las causas de la disfunción eréctil  han sido demostradas, y hoy se sabe que tiene cura si se trata debidamente.  

La homeopatía y los tratamientos naturistas o de la medicina alternativa SÍ curan la diabetes, no los medicamentos.

Falso. La diabetes sólo se controla, no se cura: nada la cura. El propósito de la medicina holística u holista (palabra que proviene del griego holos que significa "todo" o "entero") es encargarse del estudio “integral” de la condición del paciente y para ello se abordan tres ámbitos del conocimiento: el biológico, el psicológico y el social.  Las personas que padecen diabetes y que utilizan estas terapias pueden lograr una mejora en el sentimiento de bienestar. Algunas terapias complementarias (por ejemplo, yoga, masajes corporales y meditación) tienen un efecto positivo en el manejo de la diabetes, pero eso no sustituye el tratamiento convencional.

El nopal cura la diabetes mellitus y controla la glucosa sanguínea.

Falso.  La fibra del nopal puede tener cierto efecto en no permitir que suba el azúcar, pero este efecto no es lo mismo que bajar la glucosa sanguínea. El efecto del nopal no es suficiente para un óptimo control de la glucosa sanguínea. El manejo efectivo de la diabetes es integral y depende de una alimentación variada, balanceada y sana, actividades físicas, medicamentos (insulina y/o antidiabéticos orales), técnicas de relajación y educación en diabetes.

Los hombres no padecen andropausia, eso lo inventaron las mujeres.

Falso. La andropausia existe, aunque los médicos prefieren llamarle “síndrome de testosterona baja”. Algunos hombres experimentan una disminución lenta y continua de sus niveles de testosterona, lo que propicia un envejecimiento prematuro, caracterizado por cambios tanto físicos como en el ánimo y en la sexualidad.

El vino tinto reduce el riesgo de cáncer de próstata.

Probable. Científicos pertenecientes al Centro de Investigación sobre el Cáncer Fred Hutchinson (EEUU) han mostrado que el consumo de vino tinto ocasional y moderado (1 copa pequeña 2 veces a la semana) puede reducir los riesgos de padecer cáncer de próstata hasta en un 52%. Contrario a esto, encontraron que los grandes bebedores de cerveza (más de 35 por semana) tienen mayor riesgo de contraer este tipo de cáncer, por la mayor cantidad de químicos que contiene esta bebida.

El ejercicio está contraindicado si se tiene artritis.

Falso. Esto es un error. La actividad física bien dirigida e indicada para estos casos reduce el dolor y la necesidad de medicación. Es muy importante moverse si se tiene artritis.

Un hombre de verdad no se detiene en cosas delicadas como los sentimientos y la  comunicación.

Falso. Un hombre que sabe demostrar sus sentimientos y sabe comunicarlos es un hombre integral. La pareja y la familia admira más a este tipo de hombres que a los clásicos “machos” .

Las que padecen depresión son las mujeres, no los hombres

Falso. Aunque en menor cantidad, los hombres también la padecen y tienen mayores riesgos, ya que en ello este padecimiento se asocia con posibles enfermedades coronarias. Además, el hábito de trabajar en exceso puede enmascarar una depresión. En los hombres se manifiesta con irritabilidad, rabia y en grado extremo con violencia. Por lo tanto, puede ser difícil de reconocer.