Incluso cuando intentas perder peso, necesitas algo de grasas en tu dieta para gozar de buena salud. Si bien la grasa en general ha recibido una mala reputación, algunos tipos de grasa, especialmente las grasas de origen vegetal, son buenas para ti si las consumes con moderación.

Estas grasas buenas incluyen:

  • Aceite de oliva, linaza y otros aceites de origen vegetal.
  • Pescado graso.
  • Aguacates.
  • Nueces, otros frutos secos y sus aceites.
  • Semillas de girasol y otras semillas.

Según su composición química, las grasas de origen vegetal son monoinsaturadas o poliinsaturadas, aunque muchas tienen una combinación. Ambos tipos brindan beneficios a la salud. El aceite de oliva es la mejor opción entre las grasas en su mayoría monoinsaturadas, que también incluyen aceites de canola y de cacahuate, aguacates, nueces y muchos otros frutos secos y semillas. La linaza en particular es excepcionalmente rica en ALA, o ácido alfa-linolénico, uno de los ácidos grasos omega-3. Lo mejor es que muelas las semillas antes de comerlas o que uses aceite de linaza para obtener la mayor cantidad de nutrientes.

Conoce más: Dieta mediterránea, ¿eficaz para preservar una buena vista?

Los alimentos vegetales ricos en grasas poliinsaturadas incluyen aceites de soya y girasol, y algunos frutos secos y semillas. Pero una de las fuentes más saludables de grasas poliinsaturadas son los pescados grasos porque contienen los otros ácidos grasos omega-3 importantes, el ácido eicosapentaenoico (EPA) y el ácido docosahexaenoico (DHA). Los mejores pescados grasos son el salmón, el atún, la trucha, la caballa, las sardinas y el arenque.

Las grasas que se deben limitar son las grasas saturadas, que se encuentran principalmente en alimentos de origen animal, como las carnes rojas, los productos lácteos enteros, la mantequilla y la manteca de cerdo.

Las grasas que deben evitarse por completo son las grasas trans, que son aceites que se someten a un proceso que prolonga su vida útil, pero que los hace extremadamente insalubres.

Las grasas te ayudan a sentirte más satisfecho, pero también son los alimentos más ricos en calorías, así que ten cuidado con las cantidades, incluso cuando elijas las mejores fuentes.

 

Vía: Health Day News