Las dietas suelen ser una de las opciones preferidas por las personas que desean bajar de peso. Sin embargo, lejos de ayudarles a cumplir dicho objetivo, la gran mayoría de las dietas de moda solo ponen en peligro la salud integral. En los adolescentes no es la excepción.

Ser adolescente es sinónimo de experimentar un gran número de cambios a nivel físico y mental. Este motivo, aunado a algunos factores externos -como la influencia de amigos y la sociedad en general-, provoca que muchos jóvenes busquen en las dietas una alternativa para bajar de peso.

Conoce más: 10 trastornos alimenticios raros que debes conocer y aprender a identificar

No obstante, los especialistas en salud son tajantes en afirmar que no existe motivo alguno -salvo que exista alguna enfermedad diagnosticada que lo amerite- para que los adolescentes se sometan a regímenes alimenticios que incluyan acciones como:

-Comer muy poco.

-No comer.

-Saltarse comidas.

-Eliminar por completo de la dieta grupos enteros de alimentos (como carbohidratos o grasas).

De acuerdo con expertos, seguir esta clase de dietas pueden ocasionar que los jóvenes dejen de consumir alimentos con nutrientes importantes para su adecuado desarrollo. Además de ocasionar efectos secundarios nocivos para la salud.

Consejos

Para ayudar a que los adolescentes puedan continuar con su sano desarrollo y evitar desarrollar problemas de sobrepeso, basta con seguir unos cuantos consejos y adoptar hábitos saludables, que incluyen:

-Llevar una dieta saludable y compuesta por alimentos de todos los grupos nutricionales.

-Controlar las porciones de alimentos (sobre todo cuando se como fuera de casa).

-Obtener energía principalmente proveniente de alimentos como frutas, verduras, productos integrales, proteínas bajas en grasa y productos lácteos.

-Evitar el consumo en exceso de comida rápida.

-Limitar la ingesta de bebidas ricas en azúcar, como los refrescos.

-Ser físicamente activo.

 

Vía: Institutos Nacionales de la Salud (NIH)