Se conoce como fisioterapia a la disciplina de la salud que ofrece una alternativa no farmacológica para tratar síntomas de múltiples dolencias o lesiones.

Y si bien es bastante aceptada en el campo deportivo como una excelente forma de recuperarse de lesiones, ¿qué tan efectiva es cuando se trata de prevenirlas?

De acuerdo con un experto, la fisioterapia puede ser igual de efectiva para prevenir lesiones que como para tratarlas.

Esto se debe a un método conocido como ‘fisioterapia proactiva’, el cual -de ser realizado por un profesional- puede ayudar a corregir los desequilibrios en los deportistas aficionados y profesionales que pueden aumentar el riesgo de lesión, expuso Dean Plafcan, fisioterapeuta del Centro Médico Milton S. Hershey de Penn State Health, en Estados Unidos.

Conoce más: 5 beneficios de acudir a hidroterapia

Según detalló el especialista, “el resultado de identificar las áreas problemáticas y realizar terapia y entrenamiento dirigidos puede ser un mejor rendimiento deportivo, con menos riesgo de dolor y lesión”.

¿Cómo funciona?

Plafcan detalló que este tipo de fisioterapia puede identificar posibles desequilibrios en el cuerpo que aumentan el riesgo de sufrir una lesión, fortaleciendo dicho desequilibrio y evitando que aparezca la lesión.

Como ejemplo el especialista tomó a las personas que tienen un trabajo de oficina y recién inician la práctica de algún deporte. En estos casos es común que presenten dolencias en la espalda, producto de pasar mucho tiempo sentado, lo cual conduce a que los flexores de la cadera, los músculos de la parte posterior de la cadera, se acorten.

“La fisioterapia proactiva puede diagnosticar ese desequilibrio y mejorar la movilidad de la cadera. El resultado es un riesgo más bajo de dolor de espalda”, apuntó Plafcan.

Recomendación

De acuerdo con el especialista, es importante que las personas que recién iniciarán una práctica deportiva se acerquen con un experto, con la finalidad de detectar oportunamente cualquier situación que eleve el riesgo de lesión.

“Piense en pedir a un fisioterapeuta o entrenador deportivo que busque debilidades o desequilibrios en una parte del cuerpo que pudieran estar afectando a otras áreas”, aconsejó.

 

Vía: Health Day News