Enero Seco es un desafío que nos invita a no beber alcohol durante el primer mes del año. A través de este reto, es posible compensar los efectos negativos que dejaron los abusos durante las fiestas decembrinas. Según expertos, es una idea que parte de la necesidad de equilibrar la balanza entre el exceso y la moderación.

Entre sus beneficios destacan la pérdida de peso, una mayor energía, cambios positivos en la piel y una mejor capacidad de concentración. Los buenos resultados se mantienen, incluso, meses después, según especialistas de la Universidad de Sussex.

Para llegar a esta premisa, los investigadores, dirigidos por el psicólogo Richard de Visser, estudiaron a más de 800 personas que practicaron un Enero Seco en 2018. Los resultados mostraron que los participantes no sólo disminuyeron su consumo de alcohol durante ese mes, también bebieron menos durante los meses siguientes.

El simple hecho de tomarse un mes libre de alcohol ayuda a las personas a beber menos a largo plazo […] También, hay considerables beneficios inmediatos: nueve de cada diez personas ahorran dinero, siete de cada diez duermen mejor y tres de cada cinco pierden peso”, explicó Visser.

Conoce más: ¿Cómo reconocer una intoxicación por alcohol?

Otros beneficios

  • 93% de los participantes tuvo sentido de logro.
  • 82% pensó más profundamente sobre su relación con la bebida.
  • 80% sintió más control sobre su consumo de alcohol.
  • 76% aprendió más sobre cuándo y por qué bebe.
  • 71% se dio cuenta de que no necesita una bebida para divertirse.
  • 70% mejoró su salud en general.
  • 67% tenía más energía.

Recuerda, beber alcohol en exceso es sumamente dañino para tu salud. Si tienes problemas para dejarlo, busca la asesoría de un especialista.

 

Vía: Hola Doctor