Se conoce como guardería -o escuela infantil- a los lugares que se encargan del cuidado de los niños pequeños, principalmente menores de 3 años de edad.

La popularidad de estos lugares ha aumentado particularmente durante la última década. Los motivos son diversos, pero uno de los principales es que, en la mayoría de las familias, ambos padres deben ir a trabajar para sostener los gastos, lo que impide que uno de ellos pueda quedarse en casa a cuidar del pequeño.

Conoce más: 5 tips para hacer que la entrada al preescolar sea positiva para tu hijo

Elegir una guardería no es algo que deba tomarse a la ligera, ya que se trata de seleccionar un lugar donde los niños pequeños pasarán la mayor parte del tiempo durante sus primeros años de vida, una etapa crucial para su adecuado desarrollo.

¿Qué dicen los expertos?

Para garantizar un desarrollo óptimo y velar por su salud integral, los expertos recomiendan que el mejor ambiente para que los niños pequeños pasen sus primeros años de vida es el hogar, al lado de sus padres y familiares.

Especialistas en salud aconsejan que la situación ideal es que los padres soliciten, por lo menos, seis meses o más de permiso en su trabajo para quedarse en casa tras el nacimiento de un hijo. Ya que el cuidado diario y directo de los padres es particularmente importante durante los primeros meses de vida del pequeño.

Sin embargo, si esta medida resulta imposible, los expertos exhortan a los padres a evaluar cuidadosamente la guardería a la que llevarán sus hijos.

¿En qué debo fijarme?

La Academia Estadounidense de Psiquiatría del Niño y del Adolescente (AACAP, por sus siglas en inglés) recomienda que, para seleccionar adecuadamente una guardería, los padres deben prestar atención a los siguientes aspectos clave:

-El lugar cuenta con maestros entrenados y con experiencia, que disfruten, entiendan y sepan guiar a los niños.

-Suficientes maestros y asistentes. Lo ideal es uno por cada cinco niños, grupos pequeños en vez de grupos grandes si es posible. Estudios demuestran que es mejor tener cinco niños con una maestra que veinte niños con cuatro maestras.

-Que la mayoría del personal administrativo haya trabajado en el lugar por largo tiempo.

-Oportunidades para hacer trabajos creativos, juegos imaginativos y actividad física.

-Que cuente con un espacio para que los niños puedan moverse con comodidad dentro y fuera, variedad y cantidad de materiales para dibujar y colorear y juguetes.

-Que se le preste atención individual a cada niño.

Finalmente, la AACAP aconsejó a los padres que, si piensan o consideran que el lugar que seleccionaron ya no es satisfactorio, busquen otro lugar de cuidado.

 

Vía: Academia Estadounidense de Psiquiatría del Niño y del Adolescente (AACAP)