,

Lamentablemente, el acoso laboral -que una persona en el lugar de trabajo realice acciones que produzcan miedo, terror, desprecio o desánimo en un trabajador- se ha convertido en algo habitual en diversas oficinas.

Si bien está comprobado que ser víctima de este tipo de violencia puede tener consecuencias importantes en la salud mental de quien lo sufre, un reciente estudio europeo encontró que también puede repercutir negativamente en la salud del corazón.

Tener un jefe o un compañero de trabajo hostigador puede llegar a aumentar el riesgo de desarrollar alguna enfermedad cardíaca, advirtió Tianwei Xu, líder de la investigación y estudiante doctoral en la Universidad de Copenhague, en Dinamarca.

Conoce más: 7 consejos para no fomentar el bullying en tus hijos

De acuerdo con el estudio, que fue publicado en la revista especializada European Heart Journal, eliminar el acoso laboral “significaría que podríamos evitar un 5% de todos los casos de enfermedades cardiovasculares”.

¿Cómo afecta al corazón?

Durante el estudio, los investigadores encontraron que las personas que sufrieron acoso en su lugar de trabajo tenían un riesgo de enfermedad cardíaca hasta un 59% más alto que aquellos trabajadores que no se vieron expuestos a dicho acoso.

Asimismo, las personas que además de acoso sufrieron violencia o amenazas en el trabajo tenían un riesgo un 25% más alto, frente a las que no tuvieron ese tipo de experiencia.

Sufrir este tipo de actitudes “sin duda exacerba a las enfermedades cardíacas”, apuntó por su parte Curtis Reisinger, jefe de servicios psiquiátricos en el Centro Médico Judío de Long Island, en New Hyde Park, Nueva York, Estados Unidos.

El experto explicó que tiene sentido que los factores estresantes del lugar de trabajo puedan afectar a la salud cardíaca.

Esto se debe a que los humanos pueden estresarse hasta llegar a un estado de activación que, si es constante, puede provocar daño cardiovascular. El acoso laboral, particularmente, puede perpetuar ese estado de estrés llevándolo más allá de la oficina, “a casa, a la recreación, al sueño y a las vacaciones”, apuntó.

Consejos

La principal recomendación de los expertos es cambiar de trabajo si se sufre de acoso por parte de un jefe o reportarlo con el mismo si el hostigador es algún compañero.

De no ser posible lo anterior, Reisinger aconsejó llevar a cabo “habilidades de reducción del estrés, que incluyen técnicas como la relajación muscular progresiva, el entrenamiento en habilidades de mindfulness, el entrenamiento en habilidades cognitivas conductuales, la biorretroalimentación, el yoga y habilidades similares”.

Estas acciones “pueden hacer mucho por calmar sus reacciones ante un ambiente laboral hostil”, resaltó.

 

Vía: Health Day News