El ejercicio tiene innumerables beneficios, incluso en pequeñas dosis. Y ahora, una nueva investigación publicada recientemente en la revista Journal of Physiology, sugiere que los beneficios podrían extenderse a los pacientes con cáncer de colon.

Aunque no pudo probarse una relación directa de causa y efecto, los autores sí observaron que realizar sesiones cortas de ejercicio intenso puede retardar el crecimiento de este cáncer.

“Hemos demostrado que el ejercicio puede desempeñar un papel en la inhibición del crecimiento de las células de cáncer de colon”, dijo en comunicado de prensa el autor principal James Devin, de la Universidad de Queensland, en Australia.

“Después de una rutina aguda de ejercicio de alta intensidad, hubo aumentos específicos en la inflamación inmediatamente después del ejercicio, la cual se cree participa en la reducción del número de células cancerosas”, agregó Devin.

Conoce más: 3 hábitos para reducir el riesgo de cáncer de próstata

Los científicos tomaron muestras de sangre de 10 sobrevivientes de cáncer de colon que realizaron una sesión de ejercicio intenso, y de 10 sobrevivientes que tuvieron 12 sesiones de ejercicio durante cuatro semanas.

Después de analizar muestras para el crecimiento de las células cancerosas, los investigadores descubrieron que incluso una sola sesión de ejercicio de alta intensidad parecía reducir el crecimiento de las células de cáncer de colon. Estos períodos cortos de ejercicio fueron igual de importantes que el ejercicio regular de duración larga, aseguraron.

Los resultados también sugieren que el ejercicio continuo puede ayudar a combatir el cáncer a nivel general. Además, destacan la importancia de hacer ejercicio regularmente y de llevar una vida físicamente activa.

 

Vía: Health Day News