,

El dolor de espalda es una afección sumamente común. De hecho, estudios han revelado que 8 de cada 10 personas lo sufren en algún momento de su vida. Este tipo de dolor puede ser agudo o crónico. Cuando es agudo, suele durar unos pocos días y, generalmente, se resuelve por sí solo.

Cuando el dolor no desaparece —en el 20% de los casos, aproximadamente— se desarrolla dolor lumbar crónico, el cual llega a durar 3 meses o más. A decir de especialistas, puede ser causa de alguna condición subyacente, como la osteoporosis; o ligarse a problemas del estilo de vida, ya sea la postura, el aumento de peso o la edad.

¿Cómo se relaciona con la mortalidad temprana?

Un reciente análisis publicado en The Journal of General Internal Medicine encontró un nuevo vínculo entre el dolor de espalda y las tasas de discapacidad, lo que explicaría una asociación con el índice de mortalidad.

Los investigadores analizaron los efectos del dolor de espalda en mujeres de 40 a 80 años. Para ello, realizaron un seguimiento a 8,000 mujeres, durante aproximadamente 14 años. Entre los resultados, destacó que cerca del 65% de las mujeres con dolor de espalda persistente, murió durante el tiempo que duró el estudio, en comparación con el 54% de las mujeres sin dolor de espalda.

Conoce más: Actividad física reduce riesgo de muerte prematura

Aunque las razones detrás de esta asociación siguen sin ser claras, se cree que otros factores relacionados con el dolor de espalda contribuyen a una muerte más temprana. Por ello, se recomienda:

  1. Realizar actividad física diariamente. Los investigadores creen que los adultos mayores evitan realizar ejercicios diarios por temor a una nueva lesión o al empeoramiento de los síntomas.
  2. Mantener una dieta equilibrada. La mala alimentación y el sedentarismo tienen como consecuencia el aumento de peso, el desarrollo de enfermedades crónicas y la muerte temprana.

 

Vía: Hola Doctor