Los dedos del pie son una de las partes del cuerpo menos resistentes a amenazas externas. Esta situación provoca que cualquier golpe relativamente fuerte sea suficiente para fracturar un dedo del pie.

Cada uno de los dedos de los pies está conformado por 2 o 3 pequeños huesos, los cuales son frágiles y se pueden romper después de golpearse con un objeto o dejar caer algo pesado sobre este. Esta situación provoca que los dedos rotos sean una lesión común.

Conoce más: Fracturas y huesos rotos en niños, lo que debes saber

Los síntomas que indican una posible fractura en un dedo del pie incluyen:

-Dolor.

-Hinchazón.

-Hematomas (moretón) que pueden durar hasta 2 semanas.

-Rigidez.

Aunque la mayoría de los dedos fracturados suelen sanar por sí solos teniendo el cuidado apropiado, las lesiones que incluyen al dedo ‘gordo’ del pie pueden llegar a necesitar la ayuda de un yeso o una férula para sanar.

La curación completa de un dedo roto puede tardar entre 4 y 6 semanas. El dolor y la hinchazón desaparecen en pocos días o hasta una semana después de haber ocurrido la lesión.

Cuidados

Para garantizar una adecuada recuperación de un dedo roto, los especialistas recomiendan realizar los siguientes cuidados en el hogar:

1. Descanso.- Se debe suspender cualquier actividad física que cause dolor y mantener el pie inmóvil siempre que sea posible.

2. Hielo.- Se aconseja colocar hielo (envuelto en un pañuelo o gasa) en el dedo del pie fracturado por 20 minutos cada hora durante las primeras 24 horas de haber sufrido el accidente. Posteriormente, realizar esta acción 2 o 3 veces al día. No se debe aplicar hielo directamente sobre la piel.

3. Elevación.- Se debe mantener el pie afectado levantado cuando sea posible para ayudar a reducir la hinchazón.

Señales de alerta

Se debe contactar con un profesional de la salud cuando se noten los siguientes síntomas:

-Entumecimiento u hormigueo repentino en la zona afectada.

-Aumento repentino del dolor o la inflamación.

-Herida abierta o sangrado.

-Fiebre o escalofríos.

-Incapacidad para sanar en el tiempo estimado.

-Líneas rojas en el dedo o en el pie afectado.

-El dedo afectado luce más torcido o doblado en comparación con el resto.

 

Vía: Medline Plus