,

Una dieta equilibrada es uno de los pilares más sólidos de una adecuada salud integral, así lo respaldan múltiples estudios realizados al respecto.

Y ahora, investigaciones recientes han anotado que una dieta saludable no solo beneficia a quien la consume, sino también al planeta.

Conoce más: 5 consejos para encontrar la dieta ideal para ti

A principios de este 2019, un panel internacional de expertos emitió un informe publicado en la revista especializada The Lancet, en donde se mostró que la dieta diaria promedio de las personas tendrá que cambiar de forma drástica en las próximas décadas para garantizar que todo el mundo se alimente sin afectar al planeta.

¿Cuál es la clave?

De acuerdo con un reciente estudio estadounidense, la clave para que una dieta resulte saludable tanto para las personas como para el planeta está en sus emisiones de carbono.

Consumir una alimentación que genere poca emisión de carbono (rica en verduras y granos) es buena para la salud de quien la consume y para el planeta, aseguró Diego Rose, autor de la investigación y profesor de nutrición y seguridad alimentaria en la Universidad de Tulane, en Nueva Orleáns, Estados Unidos.

“Podemos hacer ambas cosas: tener unas dietas más saludables y reducir nuestras emisiones [de carbono] relacionadas con los alimentos. Y no requiere el extremo de eliminar los alimentos del todo”, indicó.

¿En qué debe consistir?

El secreto de la dieta con pocas emisiones de carbono está en consumir más plantas y menos carnes rojas.

“Las personas cuyas dietas tienen una huella de carbono más baja está compuesta de menos carne roja y lácteos -que contribuyen a una parte más grande de las emisiones de gases de invernadero y que son ricos en grasas saturadas-, y consumían alimentos más saludables como las aves, los granos integrales y las proteínas vegetales”, detalló el experto.

Según los resultados del estudio, que fueron publicados en la revista especializada American Journal of Clinical Nutrition, las dietas que generaban mucho carbono incluían una mayor cantidad de carne, lácteos y grasas sólidas.

Recomendación

Para comenzar a adoptar una dieta más amigable con la salud y con el planeta, Rose recomendó iniciar con cambios paulatinos.

“Por ejemplo, si reducimos la cantidad de carne roja en nuestras dietas y la reemplazamos con otros alimentos proteicos como el pollo, los huevos o los frijoles, podríamos reducir nuestra huella de carbono y mejorar nuestra salud al mismo tiempo”, explicó.

 

Vía: Health Day News