Sabemos que la contaminación tiene efectos negativos sobre nuestra salud, motivo por el que se establecen contingencias para evitar la exposición a posibles riesgos. Lamentablemente, existen muchos peligros que aún se desconocen.

Si bien es común pensar en el EPOC u otras enfermedades relacionadas con las vías respiratorias, también se han registrado índices más altos de mortandad por accidentes cerebrovasculares —relacionados con la mala condición del aire—, según un estudio preliminar que dio a conocer la Asociación Americana de Accidentes Cerebrovasculares.

Los resultados revelan que los altos niveles de contaminación de partículas finas (PM2.5 ) son responsables de un mayor número de accidentes cerebrovasculares y menores expectativas de vida.

Tales partículas finas son producidas por motores diésel, quema de carbón, biomasa y queroseno, que se ha demostrado ingresa al sistema circulatorio y daña la salud.

Conoce más: 9 de cada 10 accidentes cerebrovasculares se pueden prevenir. ¡Entérate cómo!

De acuerdo con los resultados, cuanto más sucio está el aire, mayor es la tasa de muertes por accidente cerebrovasculares. Como parte del problema, mientras más alto es el índice de pobreza, mayor es el impacto en la salud de la alta contaminación.

Es importante reducir el riesgo de enfermedades ligadas a la contaminación con ayuda de un estilo de vida saludable. Aliméntate sanamente, evita fumar y realiza actividad física. 

 

Vía: Notimex