De acuerdo con un estudio realizado por la Universidad de La Trobe, en Australia, comer pescado ayuda a mejorar la función pulmonar de los niños con asma, enfermedad crónica de los pulmones que inflama y estrecha las vías respiratorias.

Para la investigadora principal, María Papamichael, esto sólo es evidencia de que una dieta saludable también forma parte del tratamiento contra muchas enfermedades, incluyendo el asma.

“Ya sabemos que una dieta alta en grasa, azúcar y sal puede influir en el desarrollo y la progresión del asma en los niños. Ahora tenemos pruebas de que también es posible controlar los síntomas del asma a través de una alimentación saludable. El pescado graso es rico en ácidos grasos omega-3 y estos tienen propiedades antiinflamatorias. Comer pescado tan sólo 2 veces por semana, puede disminuir significativamente la inflamación pulmonar en niños con asma”, dijo Papamichael.

El estudio involucró a 64 niños de 5 a 12 años, con asma leve. La mitad consumió 2 raciones de pescado graso cocido (de al menos 150 gr), cada semana durante 6 meses. Los demás niños siguieron su dieta normal.

Según los resultados, el grupo que comía pescado había reducido su inflamación bronquial en 14 unidades. Por encima de 10 unidades es significativo, según las directrices internacionales.

Conoce más: 4 importantes consejos para mamás sobre el consumo de pescado

Recomendaciones

Es importante complementar la dieta de los pequeños con frutas y verduras. Este tipo de alimentos “tienen propiedades antioxidantes y antiinflamatorias, [además] son parte de una dieta saludable que reduce los síntomas del asma”, según una investigación realizada por un equipo de científicos de Epidemiología Nutricional de Inserm-Inra en París.

Considera que el azúcar, la carne y la sal son elementos con capacidad proinflamatoria, que puede empeorar los síntomas del asma.

 

Vía: Hola Doctor