La lactancia materna -o dar el pecho, como se conoce comúnmente en nuestro país- ofrece diversos beneficios para la salud integral tanto del bebé como de la mamá.

Debido a que la leche materna contiene el equilibrio adecuado de nutrientes para ayudar a que un bebé crezca saludablemente, es importante que la mamá cuide su alimentación.

Es común que muchas mamás, sobre todo las primerizas, se pregunten si es necesario llevar una dieta especial mientras se encuentran dando el pecho a su bebé.

Conoce más: 3 medidas para que no alimentes de más a tu bebé

Si bien los expertos sugieren que no es necesario llevar una dieta en el sentido estricto de la palabra, sí es necesario seguir algunas recomendaciones, con la finalidad de asegurarse que la mamá está recibiendo los nutrientes suficientes y necesarios.

Consejos

En este sentido los expertos en salud recomiendan seguir algunos consejos como:

1. Consumir alimentos equilibrados.- Una dieta demasiado baja en calorías o, en cambio, hacer demasiado énfasis en un solo grupo de alimentos y excluir otros puede disminuir la cantidad de leche que se produce y su calidad. Lo ideal es consumir una dieta equilibrada, mezclando carbohidratos, proteínas y grasas en las comidas.

2. No poner demasiada atención en las calorías.- Durante esta etapa, las mamás deben dejar de preocuparse por contar las calorías que consumen, es mejor que se basen en el hambre que tienen, para decidir cuánto comer. La cantidad exacta de calorías que necesita una mujer lactante dependerá de ciertos factores como su peso actual, su grado de actividad y la frecuencia con que amamanta a su bebé.

3. Elegir grasas saludables.- Algunas de las principales fuentes de estas grasas son el aceite de canola, aceite de oliva, pescados grasos como el salmón, aguacate, aceituna, nueces y semillas. En contraparte, se debe limitar el consumo de grasas poco saludables, las cuales se encuentran en alimentos como carnes rojas, leche entera, mantequilla, manteca de cerdo y los aceites tropicales como los de palma y coco.

4. Evitar el alcohol.- Durante la etapa de lactancia, las mamás deben abstenerse de consumir bebidas alcohólicas, ya que el alcohol que consume la madre llega a la leche materna y puede dañar o irritar al bebé.

5. Beber mucha agua y poco café.- Al amamantar, el cuerpo necesita mucho líquido, por lo que se recomienda el consumo abundante de agua. Por otra parte, se debe limitar el consumo de café, ya que una pequeña cantidad de cafeína terminará en la leche materna y es posible que se acumule en el sistema del bebé. Lo ideal es no consumir más de 300 mg de cafeína por día (aproximadamente 3 tazas de café de 150 ml).

 

Vía: Baby Center