Lamentablemente, en la actualidad la intoxicación por alcohol es algo bastante común, especialmente entre la población joven. Sin embargo, el que ocurra con frecuencia no quiere decir que sea un comportamiento ideal.

Beber alcohol en exceso es un hábito completamente reprobado por especialistas en salud. Esto se debe a los múltiples efectos negativos que, como demuestran múltiples pruebas médicas, tiene en el organismo.

Conoce más: Cuando los jóvenes que beben alcohol creen no ser “mala copa”, pero en realidad sí

De acuerdo el Centro Nacional de Excelencia Tecnológica en Salud (CENETEC), se entiende por intoxicación por alcohol -o intoxicación etílica- al “estado de embriaguez derivado de los efectos del etanol [alcohol etílico] sobre el organismo que pueden revestir distintos grados de gravedad”.

¿Por qué ocurre?

Este proceso ocurre debido a las propiedades químicas del alcohol etílico, el cual al ser soluble en agua, pasa a la sangre de manera muy rápida. Este proceso se acelera o se retarda dependiendo de si el estómago estaba previamente vacío o lleno, respectivamente.

Asimismo, la rapidez e intensidad con que se presenta la intoxicación etílica depende de varios factores. Entre ellos destacan la cantidad de alcohol ingerida y la velocidad a la que se bebe.

¿Cuáles son sus síntomas?

Las manifestaciones más importantes que avisan sobre una posible intoxicación por alcohol son:

-Desinhibición de impulsos sexuales o agresividad.

-Inestabilidad emocional.

-Deterioro de la capacidad de juicio y de la actividad social o laboral.

-Hablar muy deprisa y de manera atropellada y confusa (lenguaje farfullante).

-Descoordinación.

-Andar inestable.

-Rubor facial.

-Irritabilidad o locuacidad.

-Disminución de la capacidad de atención.

¿Qué hacer?

Si una persona cercana muestra los anteriores síntomas, los expertos en salud recomiendan llevar a cabo acciones como:

-Evitar que siga consumiendo alcohol.

-Mantenerlo en un solo lugar, intentando protegerlo de golpes o traumatismos secundarios.

-Mantener la vigilancia ante posibles complicaciones como vómitos y trastornos respiratorios.

-De considerarlo oportuno, llevar a la persona con un profesional de la salud.

 

Vía: Centro Nacional de Excelencia Tecnologica en Salud (CENETEC)