En nuestro país se le conoce popularmente como ‘periquera’ a una silla alta para bebé, la cual tiene como función principal que los pequeños coman en la misma mesa donde lo hace el resto de la familia.

Si bien son de gran utilidad para fomentar la convivencia mientras se vigila a los bebés al momento de comer, el uso irresponsable de las periqueras puede ocasionar accidentes que derivan en daños a la salud de los pequeños, advirtió una experta.

Conoce más: 5 consejos para evitar que tus hijos sufran accidentes en el hogar

Las lesiones relacionadas con las sillitas altas, principalmente las caídas, han aumentado en los últimos años, según la Comisión de Seguridad de los Productos del Consumidor de Estados Unidos.

Consejos de seguridad

Para ocupar adecuadamente una periquera, la doctora Nakia Gaines, pediatra de medicina de emergencias en el Centro Médico y de Salud Pediátrica del Suroeste de la Universidad de Texas, en Estados Unidos, compartió los siguientes consejos:

1. Nunca sin supervisión.- Los niños siempre deben estar bajo supervisión de un adulto cuando estén sentados en una periquera. “No se debe confiar en que los bebés y los niños pequeños puedan estar sentados, sobre todo durante periodos largos, cuando no están sujetos”, señaló.

2. Correas de seguridad.- Todas las sillitas de este tipo deben contar con correas de seguridad: un arnés junto con una correa de entrepierna. Cuando se sujeten las correas a los pequeños, los padres deben asegurarse de que estén bien cerradas y que lo sujetan con firmeza. En los restaurantes, se debe revisar que las sillas para bebés cuentan con correas que funcionan adecuadamente.

3. Posición.- Al momento de colocar una periquera, esta debe ser puesta en un lugar que esté lejos de la mesa o una pared, para que de esta forma el niño no pueda empujarla con los pies o las manos.

4. Solo para comer.- Esta clase de sillas debe ser utilizada solo para que los pequeños coman, y nunca como un lugar para dejar al niño para que juegue. Mientras los adultos realizan otras labores, pueden dejar a los niños en un corralito, en lugar de una periquera.

 

Vía: Health Day News