La experiencia nos brinda la oportunidad de elegir cómo queremos vivir. Cuando se trata de cuidar nuestro cuerpo, es difícil que alguien tenga el poder de decidir sobre cada hábito, es decir, se trata de una decisión personal. Entonces, ¿cómo evitar caer en un estilo de vida dañino? La educación es clave.

En el caso de las adicciones, los padres deben explicar las consecuencias de ingerir sustancias nocivas para el cuerpo. Si bien no pueden estar 100% seguros de que esas enseñanzas rendirán frutos —debido a la influencia social—, es un factor indispensable para prevenir hábitos dañinos, como fumar.

Asegúrate de que tus hijos comprendan lo siguiente.

  • Los cigarros de tabaco pueden causar cáncer, enfermedades cardíacas y enfermedades pulmonares.
  • Los cigarros electrónicos, las plumas de vapor y las pipas de agua están llenos de tabaco, nicotina y otros químicos dañinos.
  • El tabaco de mascar puede provocar adicción a la nicotina, cáncer oral, enfermedad de las encías y un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular.

Conoce más: 3 tips para ayudar a tus hijos a no ser víctimas de la presión de grupo

Recomendaciones

Es posible que los niños se sientan atraídos a fumar por varias razones: verse bien, actuar de manera más avanzada, perder peso, parecer rudos o sentirse independientes. Por este motivo, es indispensable la comunicación en el hogar. Sigue estos consejos.

  • Habla de ello sin que los niños teman a un castigo o juicio.
  • Pregunta qué es lo que los niños encuentran atractivo, o poco atractivo, acerca de fumar. Sé un oyente paciente.
  • Anima a los niños a participar en actividades que prohíban fumar, como los deportes.
  • Demuestra que valoras las opiniones e ideas de tus hijos.
  • Discute las maneras de responder a la presión de los compañeros.
  • Enfatiza lo que los niños hacen bien en lugar de mal. ¡Mejora su confianza!
  • Anima a tus hijos a alejarse de los amigos que no respetan sus razones para no fumar.
  • Establece reglas firmes que excluyan fumar en casa y explica por qué.

 

Vía: Kids Health