Incluso si crees que puedes ir a trabajar cuando tienes un resfriado o gripe, debes pensar en los demás, así lo indica una experta en enfermedades infecciosas.

“Veo a muchos pacientes cuyos trabajos y estrés los hacen sentirse divididos entre quedarse en casa e ir al empleo cuando están enfermos”, dijo la doctora Robin Wigmore, médica de atención primaria y especialista en enfermedades infecciosas en el Centro Médico Beth Israel Deaconess en Boston.

“Pero las infecciones virales como el resfriado común y la gripe son contagiosas. También es importante considerar la salud de tus compañeros de trabajo”, subrayó Wigmore.

Para tomar una decisión informada, primero considera cuánto tiempo has estado enfermo(a).

“Eres más contagioso durante las primeras 48 horas de una enfermedad viral”, explicó Wigmore. “Esto ocurre con frecuencia incluso antes de que empieces a sentir síntomas”.

Lo anterior significa que debes quedarte en casa a la primera señal de síntomas, pues así evitarás la propagación de tu enfermedad y te permitirá descansar, mantenerte hidratado y cuidarte, aconsejó la especialista.

Pregúntate si tus síntomas son contagiosos. Los virus pueden transmitirse por el aire al toser o estornudar, y algunos gérmenes del resfriado y la gripe pueden sobrevivir en superficies como encimeras, picaportes y teléfonos por hasta 24 horas.

Conoce más: 3 valiosos tips para prevenir una infección por rotavirus

“Como regla general, si tienes tos húmeda, secreción nasal, fiebre o dolores, probablemente deberías quedarse en casa”, aconsejó Wigmore.

Si tienes secreción nasal sin dolores ni fiebre, es posible que tengas alergias. Un tipo de tos o “cosquilleo” seco y “claro de garganta” también puede ser una alergia o irritación. En ese caso, es probable que esté bien que vayas a trabajar, señaló.

“Pero si tu secreción va acompañada de moco espeso, amarillo o verde, es una indicación de que tu cuerpo está combatiendo una enfermedad”, apuntó Wigmore. “En este caso, deberías quedarte en casa”.

Quédate en casa y llama a tu médico si te duele la garganta y tienes dolores, como dolor de cabeza, o si observas manchas blancas en las amígdalas. Esto podría ser signo de faringitis estreptocócica.

Si tu temperatura es más alta que 38 grados Celsius, eso es un fuerte signo de infección, y tal vez de gripe (influenza). En ese caso, “debes llamar a tu médico y quedarte en casa”, enfatizó Wigmore. “A menudo es mejor, y muchas veces la política de la empresa, que los empleados falten al trabajo hasta que estén sin fiebre por 24 horas, especialmente si padecen gripe”.

La congestión nasal con sinusitis o dolor facial indica una infección sinusal. Las infecciones sinusales pueden ser virales o bacterianas. Las infecciones sinusales virales son a menudo contagiosas. “De cualquier manera, es mejor quedarse en casa”, agregó Wigmore.

 

Vía: Health Day News