Las cesáreas son un proceso quirúrgico que puede salvar la vida de una mujer y su bebé, siempre y cuando se realice por razones médicas. Cuando no es así, existen más riesgos que ventajas para ambos, tanto a corto como a largo plazo.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), este tipo de intervenciones ha aumentado a nivel mundial, debido a la gran diversidad de puntos de vista, temores y creencias de las mujeres y los profesionales de salud. Entre las recomendaciones de la organización, destacan las siguientes.

  • Intervenciones educativas para la toma de decisiones informadas sobre el modo de parto.
  • Retroalimentación oportuna a los especialistas sobre las prácticas de la cesárea.
  • Una segunda opinión para la indicación de cesárea.

“Estas pautas son oportunas y necesarias. Cuando reducimos las cesáreas innecesarias, también reducimos los riesgos innecesarios para las mujeres y sus bebés. También reducimos costos innecesarios para hospitales y sistemas de salud “, destacó Ana Pilar Betran, oficial médica del Departamento de Salud Reproductiva e Investigación de la OMS.

Conoce más: 2 recomendaciones para reducir el riesgo de un parto vía cesárea

Para la institución, es importante considerar que el parto por cesárea se asocia con riesgos que pueden extenderse muchos años y afectar la salud de la mujer, el niño y los futuros embarazos. Además, durante el proceso de recuperación, son frecuentes las molestias y la fatiga. Por ello, antes de tomar la decisión, se recomienda pensar en los cuidados que requiere tanto el bebé como la mamá tras la operación.

Si tienes dudas sobre tu parto, consulta a un especialista. Recuerda que sólo un experto puede ayudarte a decidir qué tipo de procedimiento es el ideal para ti.

 

Vía: Notimex