Los quistes pancreáticos son pequeñas bolsas llenas de líquido que generalmente no causan síntomas. Estos pueden convertirse en cáncer con el tiempo, por lo que es importante identificar y monitorear a los pacientes con dichos crecimientos.

Ubicado entre el estómago y la columna vertebral, el páncreas produce enzimas que ayudan a digerir los alimentos y secreta hormonas, como la insulina, que ayudan a regular el metabolismo.

Tan solo en Estados Unidos, se cree que alrededor del 15% de las personas poseen quistes pancreáticos, así lo indica el doctor Russell Langan, oncólogo quirúrgico del Rutgers Cancer Institute en Nueva Jersey y profesor asistente en la Escuela de Medicina Robert Wood Johnson de la Universidad Rutgers, en New Brunswick, NJ.

Conoce más: 5 factores que aumentan tu riesgo de desarrollar cáncer de páncreas

«La gran mayoría de los quistes pancreáticos son descubiertos incidentalmente en estudios de imágenes que se solicitan por otras razones. Una vez identificados, alentamos a los pacientes y médicos a acudir a equipos de atención pancreática, donde las características del quiste, el páncreas, los antecedentes familiares y otros factores de riesgo pueden ser evaluados por un equipo multidisciplinario del páncreas», apuntó Langan.

Al día de hoy, no existe una forma segura de prevenir el cáncer de páncreas, pero los médicos pueden guiar a las personas que poseen un mayor riesgo o detectarlo a tiempo, cuando todavía es posible operarlo, comentó el experto.

«Lamentablemente, muchos cánceres de páncreas se diagnostican de forma tardía, cuando ya se han diseminado o no se pueden extirpar de forma quirúrgica. Creemos que es sumamente importante crear una mayor conciencia sobre el cáncer de páncreas para intentar identificar los cánceres en etapas más tempranas, o incluso en la etapa precancerosa», enfatizó Langan.

 

Fuente: Health Day News