Cuando una persona padece artritis, experimenta inflamación en una o más articulaciones. Según expertos, se trata de una enfermedad crónica, es decir, puede durar meses o años. La artritis juvenil ocurre antes de los 16 años de edad; puede ser una condición relacionada con la artritis misma —enfermedad reumática— o ser un síntoma de otros padecimientos.

Aún se desconoce la causa de la artritis juvenil. No existe evidencia de que las comidas, las toxinas o las alergias jueguen un papel en el desarrollo de esta enfermedad. Sin embargo, un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Saskatchewan, en Canadá, reveló que la deficiencia de vitamina D podría ser el origen en la mayoría de los casos.

A decir de Alan Rosenberg, reumatólogo de la universidad y coautor del estudio, la vitamina D se asocia con la salud ósea. Además, juega un papel importante en el sistema inmunológico, así como en las reacciones inflamatorias —aspectos vinculados con la artritis juvenil—.

Conoce más: Comprendiendo la artritis en niños

Recomendaciones

Muchos niños sienten rigidez al levantarse por la mañana o después de la siesta. La rigidez matutina es uno de los indicadores más importantes para saber qué tan activa está la artritis. Para el alivio de la rigidez se recomienda:

  • Tomar baños o duchas con agua caliente.
  • Dormir en un saco de dormir o con un conjunto deportivo.
  • Dormir en una cama de agua térmica.
  • Hacer ejercicios de amplitud de movimiento.
  • Utilizar bolsas de agua caliente o fría.

Los niños con artritis juvenil pueden alcanzar una mejor calidad de vida a través del diagnóstico y tratamiento adecuados. El tratamiento dependerá del tipo de artritis y de sus síntomas particulares. Si tienes dudas al respecto, consulta a un especialista. 

 

Vía: NotimexArthritis Foundation