Las enfermedades del corazón son uno de los principales problemas de salud que afectan a la población mundial. En su conjunto, las afecciones cardíacas son causantes de millones de fallecimientos año con año.

Pero no todo son malas noticias. Expertos en salud destacan que este tipo de enfermedades pueden prevenirse de forma relativamente sencilla: mejorando nuestra aptitud física.

Se le denomina aptitud física a la capacidad que tiene el organismo para realizar eficientemente -es decir, retardando la aparición de la fatiga- distintas actividades físicas.

Conoce más: ¿Cómo animar a quienes no les gusta el deporte a realizar actividad física?

Una adecuada aptitud física favorece el buen funcionamiento de los órganos, aparatos y sistemas que componen al ser humano.

Su beneficio al corazón

De acuerdo con un reciente estudio europeo, mejorar la aptitud física, incluso solo un poco, puede reducir de forma importante el riesgo de sufrir un ataque cardíaco y de desarrollar enfermedades del corazón.

Encontramos un potente vínculo entre unos niveles más altos de aptitud física y un riesgo más bajo de ataque cardíaco y angina de pecho [dolor de pecho ocasionado por una disminución de la irrigación sanguínea al corazón]”, indicó Bjarne Nes, del Grupo de Investigación en Ejercicio Cardiaco (CERG) de la Universidad Noruega de Ciencias y Tecnología.

La investigación, cuyos resultados fueron publicados en la revista especializada European Heart Journal, encontró que el riesgo de sufrir un ataque cardíaco y angina de pecho se redujo de forma constante a medida que la aptitud cardiorrespiratoria (del corazón y los pulmones) aumentaba.

Durante el estudio, los investigadores notaron que por cada aumento de 3.5 puntos en la aptitud física, el riesgo de ataque cardíaco y angina de pecho se redujo en un 15%.

Recomendación

Estos hallazgos sugieren que incluso una pequeña mejora en la aptitud cardiorrespiratoria puede beneficiar a la salud del corazón, indicó Jon Magne Letnes, autor del estudio y candidato doctoral en el departamento de circulación e imágenes médicas de la citada universidad.

“Nuestros resultados deben animar a las personas a utilizar el entrenamiento como medicina preventiva. Unos pocos meses de ejercicio regular que lo deje sin aliento pueden ser una estrategia efectiva para reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular”, subrayó.

 

Vía: Health Day News