,

Los productos elaborados a partir de productos botánicos o plantas que se utilizan para tratar enfermedades o para mantener la salud se denominan productos a base de hierbas, productos botánicos o fitomedicamentos. Un producto elaborado a partir de plantas y utilizado únicamente para uso interno se denomina suplemento a base de hierbas.

Muchos medicamentos recetados y de venta libre también están hechos de productos vegetales, pero estos contienen solo ingredientes purificados y se encuentran regulados por las agencias de protección ambiental. Los suplementos herbales pueden contener plantas enteras o partes de plantas.

Conoce más: Suplementos de espirulina, ¿ayudan a reducir la inflamación?

Los suplementos a base de hierbas vienen en todas las presentaciones: secos, picados, en polvo, en cápsulas o líquidos, y se pueden utilizar de varias maneras, entre ellas:

  1. Ingeridos como pastillas, polvos o tinturas
  2. Preparados como té
  3. Aplicados a la piel como geles, lociones o cremas
  4. Añadidos al agua del baño

La práctica de usar suplementos de hierbas se remonta a miles de años atrás. Actualmente, el uso de suplementos herbales es común entre los consumidores de diversas partes del mundo. No obstante, no son para todos. Debido a que no están sujetos a un escrutinio minucioso por parte de las agencias reguladoras, el uso de suplementos herbales sigue siendo controvertido. Por lo anterior, lo mejor es consultar a tu médico sobre cualquier síntoma o condición que tengas y discutas con ella/él el uso de suplementos herbales.

 

Fuente: Johns Hopkins Medicine