De acuerdo con especialistas de Mayo Clinic, el tabaquismo puede acelerar el proceso de envejecimiento normal de la piel, lo que contribuye a la formación de arrugas y otros cambios en el aspecto del rostro. 

Algunas señales de envejecimiento prematuro a causa del tabaquismo son:

  • Patas de gallo.
  • Líneas pronunciadas entre las cejas.
  • Cutis desparejo.
  • Tono grisáceo en la piel más clara.
  • Surcos profundos e hinchazón debajo de los ojos.
  • Arrugas alrededor de la boca y labios más finos.

A decir de los expertos, la cantidad de cigarros y el tiempo que una persona pasa fumando aumentan las probabilidades de desarrollar arrugas y otros cambios relacionados con el envejecimiento en el rostro. 

Conoce más: 5 consejos para evitar las arrugas faciales

Prevención

Además de abandonar el tabaquismo, es importante que controles el daño a la piel que provoca la exposición al sol. La combinación de exponerse al sol sin protección y fumar puede provocar una mayor aparición de arrugas.

Otras recomendaciones importantes son:

  1. Evita entrecerrar los ojos o fruncir los labios en forma repetitiva.
  2. Aléjate del calor y el humo no inhalado, estos pueden secar y dañar la superficie de la piel.

Recuerda que el daño a la piel provocado por el tabaquismo no puede revertirse. Si necesitas ayuda para dejar de fumar, acércate a un experto en el tema.

 

Fuente: Mayo Clinic