Una cesárea es una cirugía mayor, y es normal que te sientas cansada y tengas dolor e incomodidad después del procedimiento, así lo indica la Clínica Mayo.

Por tales motivos, la clínica ofrece los siguientes consejos para que tengas una adecuada recuperación después de una cesárea:

  1. Descansa tan seguido como puedas.
  2. Evita levantar cualquier cosa que sea más pesada que tu recién nacido.
  3. Toma los analgésicos que te haya recetado el médico según sea necesario y usa una almohadilla térmica para ayudar a aliviar las molestias.
  4. Inspecciona la incisión para detectar signos de infección, como enrojecimiento, supuración o hinchazón. Si están presentes, llama a tu médico de inmediato.
  5. Tendrás un poco de flujo vaginal a medida que viertas la membrana mucosa que recubría tu útero durante el embarazo. Esta descarga será roja durante los primeros días y luego se tornará de color blanco amarillento.
  6. Es probable que sientas algunas contracciones cuando tu útero se adapte al tamaño que tenía originalmente antes del embarazo.
  7. Tus senos pueden estar sensibles debido a que se están llenando cada vez más de leche.
  8. Muchas mujeres (con y sin cesárea) tendrán pérdida de cabello después del embarazo.

Conoce más: Amamantar durante más tiempo disminuye el dolor crónico tras una cesárea

Recuerda que la cesárea es una cirugía para el nacimiento de un bebé, en donde el pequeño o pequeña se saca a través de una incisión en el abdomen de la madre. En Estados Unidos, por ejemplo, cerca de una de cada cuatro mujeres dan a luz de esta forma. La mayoría de las cesáreas sólo se realizan cuando ocurren problemas inesperados durante el parto.

 

Vía: Health Day News / Medline Plus