Conocer el peso de un bebé recién nacido suele ser una de las preguntas iniciales de todo padre de familia. Además, se trata de uno de los registros al que mayor importancia le prestan algunos médicos.

¿Cuál es la razón? El peso de un recién nacido puede servir de guía a los médicos para determinar si el pequeño puede, o no, tener mayores riesgos de presentar o desarrollar algún problema de salud.

Conoce más: ¿Qué cuidados necesita un recién nacido?

Expertos en salud indican que los recién nacidos pueden presentar un amplio abanico de tamaños saludables, por lo que no hay un ‘peso ideal’ como tal.

Rango recomendado

La mayoría de los bebés que nacen entre las semanas 37 y 40 de gestación pesan entre 2.5 y 4 kg, siendo este el rango recomendado. Un peso menor a 2.5 kg se considera bajo, mientras que uno superior a 4 kg se considera alto.

¿Es peligroso si mi bebé pesa menos o más de lo recomendado? No necesariamente. Los recién nacidos que pesan un poco menos o un poco más que lo recomendado suelen tener buena salud. Aunque pueden llegar a recibir una mayor atención por parte de los médicos, solo para tener la certeza de que no presentan problema de salud alguno.

Factores

Existen diversos factores que pueden influir en el tamaño y peso de un bebé al nacer. Entre los principales factores se incluyen los siguientes:

1. Tamaño y estatura de los padres.- Es muy probable que los padres altos tengan bebés de mayor tamaño. Asimismo, los padres de estatura baja pueden tener recién nacidos de menor tamaño que el promedio.

2. Partos múltiples.- Cuando una mamá ha tenido mellizos, trillizos o más hijos a la vez, es común que los bebés nazcan de un tamaño un poco menor.

3. Orden de nacimiento.- Los hijos primogénitos (primeros en nacer) suelen tener menor tamaño que los hermanos que nacen después.

4. Género.- En general, las niñas tienden a ser de menor tamaño que los niños.

5. Salud de la madre durante el embarazo.- Los bebés pueden llegar a nacer con un peso bajo cuando la madre tuvo problemas de salud durante el embarazo, como hipertensión o problemas de corazón. También pesan menos si la madre consumió tabaco o alcohol durante el embarazo.

6. Nutrición durante el embarazo.- Llevar una dieta deficiente o inadecuada durante el embarazo puede afectar el peso del recién nacido.

7. Salud del bebé.- Algunos problemas médicos (como anomalías o malformaciones congénitas), así como algunas infecciones contraídas durante el embarazo, pueden repercutir en el tamaño del recién nacido.

 

Vía: Kid’s Health