Las piedras en el riñón, médicamente llamadas cálculos renales, son masas duras que se forman en el tracto urinario y pueden causar síntomas muy dolorosos si se atascan y son difíciles de eliminar.

Estos son signos comunes de formación de cálculos renales, cortesía del Centro Médico de la Universidad de Maryland, en Estados Unidos:

  1. Dolor persistente en un lado de la espalda, alrededor del área de la cintura, que puede viajar a la ingle. El dolor puede disminuir pero volver.
  2. Malestar que no se alivia con ningún cambio de posición.
  3. Náuseas y vómitos.
  4. Orina sangrienta.
  5. Sensación frecuente de necesidad de orinar, dolor o ardor al orinar.
  6. Fiebre y escalofríos, que podrían indicar una infección que necesita el tratamiento de un médico.

Conoce más: 5 saludables hábitos para evitar enfermedades en riñones

Como ves, las piedras en el riñón pueden tener muchas causas y afectar cualquier parte de las vías urinarias, desde los riñones hasta la vejiga. En general, dichas piedras o cálculos se forman cuando la orina se concentra, lo que permite que los minerales se cristalicen y se unan entre sí, formando las masas duras que mencionamos al inicio.

Expulsar los cálculos renales puede ser bastante doloroso, pero, en general, no producen daños permanentes si se les identifica de forma oportuna. Según sea el caso, quizás sólo tengas que tomar analgésicos y mucha agua para expulsar un cálculo renal. En otros casos —por ejemplo, cuando los cálculos se alojan en las vías urinarias, están relacionados con una infección urinaria o causan complicaciones— existe la posibilidad de que requieras una cirugía.

Por lo anterior, acude con el médico a la brevedad si presentas alguno de estos síntomas, ya que deberá realizarte estudios para comprobar si en efecto tienes cálculos y recomendarte el tratamiento que mejor se ajuste a tus necesidades. También te hará recomendaciones para disminuir el riesgo de tener cálculos renales recurrentes si corres un mayor riesgo de volver a padecerlos.

 

Vía: Health Day News / Clínica Mayo