,

La fibrilación auricular (AFib, por sus siglas en inglés) es un ritmo cardíaco irregular que puede provocar coágulos sanguíneos, derrames cerebrales, insuficiencia cardíaca y otras complicaciones relacionadas con el corazón, así lo señala la Asociación Americana del Corazón (AHA).

La organización indica que al menos 2.7 millones de personas en Estados Unidos viven con AFib. Un corazón que funciona de manera normal se contrae y se relaja a un ritmo regular. Pero si una persona padece fibrilación auricular, las cámaras superiores del corazón latirán de manera irregular.

Por lo anterior, la AHA nos menciona los siguientes factores de riesgo para AFib:

  1. Edad avanzada.
  2. Presión arterial alta.
  3. Enfermedad del corazón.
  4. Beber alcohol.
  5. Historial familiar.
  6. Apnea del sueño.

Conoce más: ¿El acoso laboral puede afectar la salud del corazón?

Recuerda que si se forma un coágulo de sangre y este se rompe, lo que hará es ingresar al torrente sanguíneo y se alojará en una arteria que conduce al cerebro, lo que producirá un derrame cerebral. Alrededor del 15 al 20 por ciento de las personas que tienen accidentes cerebrovasculares tienen esta arritmia cardíaca. Dicho riesgo de coágulo es la razón por la cual los pacientes con AFib se administran anticoagulantes.

Aunque la fibrilación auricular no tratada duplica el riesgo de muertes relacionadas con el corazón y se asocia con un riesgo 5 veces mayor de accidente cerebrovascular, muchos pacientes desconocen que la AFib es una condición grave.

Si tú o alguien de tu familia padece fibrilación auricular o encaja en cualquiera de los factores de riesgo que te mencionamos, acércate a tu médico y aprende más sobre esta afección, pues prevenirla o tratarla puede salvar vidas. Asimismo, pregúntale qué puedes hacer para alcanzar tus metas, disminuir tus riesgos y llevar una vida saludable.

 

Vía: Health Day News / American Heart Association