,

Según los expertos, ninguna cantidad de alcohol es segura para beber durante el embarazo.

Incluso las cantidades pequeñas o moderadas representan un riesgo, así lo enfatiza la Asociación Americana del Embarazo.

Los riesgos para la descendencia incluyen, entre otros, los siguientes:

  1. Anormalidades físicas.
  2. Mala coordinación y memoria.
  3. Comportamiento hiperactivo.
  4. Aprendizaje, habla y discapacidad intelectual.
  5. Problemas con el corazón, riñones o huesos.

Conoce más: 3 opciones de profesionales para cuidar tu salud durante el embarazo

Es importante que sepas que algunos médicos recomiendan evitar el alcohol por completo si estás embarazada; pero otros dirán que es poco probable que el consumo ligero de bebidas alcohólicas ocasione daños en tu bebé.

Lo más probable es que tus amigas también tengan opiniones divididas respecto a esto. Una podría decirte con confianza que disfrutó de una cerveza ocasional durante su embarazo y que su hijo nació bien, mientras que otra te dirá que hacerlo supone un riesgo innecesario.

Durante décadas, los investigadores han sabido que el consumo excesivo de alcohol durante el embarazo puede causar defectos de nacimiento. Sin embargo, los efectos potenciales de consumir pequeñas cantidades de alcohol en un bebé en desarrollo todavía no se conocen a profundidad.

Independientemente de los riesgos, lo más recomendable es que las futuras mamás opten por renunciar totalmente al alcohol durante esta etapa.

 

Vía: Health Day News / WebMD