Por lo general, un fonoaudiólogo (también llamado patólogo del habla-lenguaje o terapeuta del habla), es el encargado de diagnosticar el tartamudeo. Este profesional de la salud está capacitado para examinar y tratar a las personas con trastornos de la voz, el habla y el lenguaje. Si tú o alguno de los tuyos muestran algún signo que indique tartamudeo, deben acudir de inmediato con dicho especialista, pues evaluará si el problema se resolverá solo con el tiempo o si deben recibir terapia del habla.

Los diferentes terapeutas del habla tienen enfoques distintos para tratar el tartamudeo, por lo que es importante evaluar tus necesidades o las de tu ser querido antes de elegir un terapeuta, señala la Stuttering Foundation.

Por ello y antes de comenzar el tratamiento, la fundación sugiere hacerle estas preguntas al terapeuta candidato:

  1. ¿Qué tan cómodo estás con el tratamiento del tartamudeo?
  2. ¿Con cuántos adolescentes y adultos que tartamudean has trabajado?
  3. ¿Cuáles crees que deberían ser los objetivos principales de la terapia de tartamudez?
  4. ¿Qué enfoques utilizas en la terapia del habla?
  5. ¿Con qué frecuencia se programa la terapia?

Conoce más: ¿Cómo sé si mi hijo tiene retraso del habla?

Recuerda que el tartamudeo es un trastorno del habla en el que se repiten los sonidos, las sílabas o las palabras; se prolongan los sonidos; y se tienen interrupciones del habla conocidas como “bloqueos”. Una persona que tartamudea sabe exactamente lo que quisiera decir, pero tiene problemas para producir un flujo normal del habla. Estos trastornos del habla pueden estar acompañados de comportamientos que muestran esfuerzos, tales como parpadeo rápido de los ojos o temblor de los labios. El tartamudeo puede dificultar que una persona se comunique con los demás, lo que a su vez puede influir en su calidad de vida y sus relaciones interpersonales. El tartamudeo también puede influir negativamente en el rendimiento en el trabajo y las oportunidades laborales, y el tratamiento médico puede ser caro.

Los síntomas de tartamudeo de cada persona pueden variar bastante a lo largo del día. Usualmente, hablar ante un grupo o hablar por teléfono puede empeorar el problema. En contraste, cantar, leer o hablar al unísono puede reducirlo temporalmente.

Al tartamudeo también se le conoce en el ámbito clínico como disfluencia o falta de fluidez en el habla. También se le llama tartamudez.

 

Vía: Health Day News / National Institute on Deafness and Other Communication Disorders