Si te han diagnosticado cáncer, elegir al equipo médico (dígase un buen cirujano, radiólogo y/u oncólogo clínico) que te tratará es una decisión muy importante, pues será el que cuidará de ti durante los próximos años.

Ante ello, la Sociedad Americana del Cáncer te ofrece las siguientes sugerencias:

  1. Pregúntale al médico que te diagnosticó dónde te recomendaría ir a recibir tratamiento.
  2. Consulta con familiares y amigos que han tenido cáncer para ver qué te sugieren.
  3. Identifica un centro de cáncer que tenga un buen y extenso historial de tratamiento para tu tipo de cáncer. Entre más grande sea la instalación, su experiencia será mayor y más variada.
  4. Consulta los recursos disponibles en internet. En México, te recomendamos acceder a los sitios web de La Red Contra el Cáncer, el Instituto Nacional de Cancerología, la Asociación Mexicana de Lucha Contra el Cáncer, A.C., o la Asociación Mexicana de Ayuda a Niños con Cáncer (AMANC).
  5. Escoge un médico que tenga experiencia en el tratamiento de tu tipo de cáncer y participe en tu plan de seguro médico o seguro social.

Conoce más: 6 síntomas para detectar cáncer de tiroides a tiempo

Al no ser experto(a) y tener muchas inquietudes, seguramente sentirás que no cuentas con el tiempo, la energía ni los recursos para decidir cómo y dónde obtener la mejor atención para tu cáncer. No obstante, recuerda que una vez diagnosticada la enfermedad, la selección de los médicos y del centro de tratamiento será una de las decisiones clave que tendrás que tomar, de ahí que te demos estos consejos, para que logres un excelente comienzo.

También toma en cuenta que la mayoría de la gente con cáncer posee suficiente tiempo para asegurarse de recibir la mejor atención posible. Pregunta al médico que encontró tu cáncer si necesitas tomar acción de inmediato o si puedes tomarte un tiempo corto, pero seguro, para averiguar todas tus opciones.

 

Vía: Health Day News /American Cancer Society