El estrés es el resultado de las demandas de las personas y su capacidad para satisfacerlas, así lo señala la Fundación Nemours.

El estrés afecta a cualquiera que se sienta abrumado, incluidos los niños. Los signos que indican que un niño sufre de estrés incluyen cambios de humor, comportamiento, cambios en los patrones de sueño o enuresis (incontinencia urinaria), menciona la fundación. Otro signos adicionales pueden ser dolor de estómago, dolor de cabeza, problemas para concentrarse o sentirse aislado o desplazado.

Conoce más: Niños activos físicamente es sinónimo de adultos con buena salud física y mental

Por ello, Nemours brinda algunos consejos para ayudar a tu hijo a manejar el estrés:

  1. Asegúrate de que el niño duerma lo suficiente y coma una dieta nutritiva.
  2. Dedica un tiempo cada día para hablar con tu hijo, de cualquier cosa o tema.
  3. No obligues a un niño a hablar sobre lo que le molesta.
  4. Anticipa y prepara al niño para enfrentar situaciones estresantes.
  5. Utiliza un personaje del libro favorito de tu hijo para identificar una situación estresante y para aprender cómo resolvió el problema.

 

Vía: Health Day News