,

Si bien las bebidas energéticas se promocionan como productos que aumentan la energía y mejoran el rendimiento, también pueden poner en riesgo a quienes las consumen.

De 2007 a 2011, las visitas a las salas de emergencia relacionadas con bebidas energéticas se duplicaron en países como Estados Unidos. Asimismo, es importante recordar que el consumo excesivo de bebidas energéticas puede causar una gran cantidad de problemas, así lo indican los Institutos Nacionales de Salud (NIH) de dicho país.

Por lo anterior, los NIH advierten que el consumo excesivo de estas bebidas puede resultar en:

  1. Trastornos del sueño.
  2. Ansiedad.
  3. Problemas digestivos.
  4. Deshidratación.

Conoce más: Estrés y adicciones, ¿cómo prevenir esta relación?

Consideraciones sobre el consumo de alcohol con bebidas energéticas

Los hombres con edades entre los 18 y 34 años consumen la mayoría de las bebidas energéticas, y casi un tercio de los adolescentes entre 12 y 17 años las toman regularmente. Ante ello, aquí unos datos importantes a considerar:

  • Alrededor del 25 por ciento de los estudiantes universitarios consumen alcohol con bebidas energéticas, y beben en exceso con más frecuencia que los estudiantes que no las mezclan.
  • Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) reportan que los bebedores jóvenes de entre 15 y 23 años que mezclan alcohol con bebidas energéticas tienen cuatro veces más probabilidades de consumir bebidas alcohólicas de manera intensa (es decir, consumen seis o más bebidas por cada episodio de atracón) que los bebedores que no mezclan alcohol con bebidas energéticas.
  • Los bebedores que mezclan alcohol con bebidas energéticas son más propensos a tener conductas de riesgo, como tener relaciones sexuales sin protección, manejar en estado de ebriedad, manejar con un conductor intoxicado o sufrir lesiones relacionadas con el alcohol.
  • Se estima que el 42 por ciento de todas las visitas al departamento de emergencias relacionadas con el consumo de bebidas energéticas se debió al combinar estas bebidas con alcohol o drogas (como sustancias ilegales o medicamentos de venta libre o recetados).

 

Vía: Health Day News / National Center for Complementary and Integrative Health