En la actualidad, es común que los adolescentes pasen demasiado tiempo frente a las pantallas de los dispositivos electrónicos (celulares, computadoras, tablets, pantallas de TV, entre otros). Ese hábito -que muchos padres pueden llegar a considerar como algo ‘seguro’- puede llegar a afectar su salud integral.

Un reciente estudio estadounidense encontró que una inmensa mayoría de los adolescentes no cumple con las directrices de descanso, ejercicio físico y tiempo frente a las pantallas recomendadas por instituciones de la salud.

La investigación, que fue publicada en la edición online de la revista especializada JAMA Pediatrics, llegó a la conclusión de que apenas un 5% de los adolescentes cumplen con las recomendaciones de los expertos sobre tres hábitos esenciales de la salud:

-Cantidad de horas de sueño (de 8 a 10 horas por noche).

-Cantidad de ejercicio diario (al menos 60 minutos para menores de 17 años).

-Tiempo que pasan frente a medios digitales y televisión (2 horas diarias).

Conoce más: Consejos para que tus hijos utilicen dispositivos móviles responsablemente

De acuerdo con Gregory Knell, líder del estudio e investigador en la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Texas, en Dallas (Estados Unidos), es fácil darse cuenta de la relación que existe entre el sueño, el ejercicio y el tiempo ante las pantallas.

“Si los jóvenes ven una pantalla de noche (viendo fijamente esa luz azul) eso podría afectar su capacidad de dormir. Y si no duerme lo suficiente de noche, estará más cansado durante el día, por lo que no será tan activo físicamente”, apuntó.

Consejos

Para alentar a los jóvenes adolescentes a pasar menos horas frente a las pantallas de los dispositivos electrónicos, Ariella Silver, profesora asistente de pediatría y medicina adolescente en la Escuela de Medicina Icahn en Mount Sinai (Estados Unidos) ofreció los siguientes consejos:

1. Dar el ejemplo.- Los padres deben ser un adecuado modelo a seguir. “Deje su teléfono y demuestre unos hábitos saludables, que incluyan pasar tiempo siendo físicamente activo con sus hijos”, aconsejó.

2. Fijar normas.- Se deben fijar normas claras sobre el tiempo ante las pantallas. “Asegúrese de que sus hijos se den cuenta de que esos dispositivos son un privilegio, y no una necesidad vital”, apuntó.

3. Hablar con ellos.- “Pregúnteles cómo se sienten cuando no duermen lo suficiente. Pregúnteles cómo se sienten cuando no salen al sol y hacen algo de ejercicio”, recomendó.

4. Motivarlos.- “En lugar de decirles a los adolescentes que dejen el teléfono, oriéntelos hacia algunas alternativas, por ejemplo actividades extracurriculares, programas comunitarios o pasar tiempo con la familia. Su tiempo ante las pantallas se reducirá por defecto”, anotó.

 

Vía: Health Day News