¿Sabías que deberías pasar un tercio de tu vida durmiendo? No es una exageración, tu cuerpo necesita descanso para mantener una buena salud. Desafortunadamente, la mayoría de las personas no cumple la cuota de sueño cada noche.

Esto suele causar problemas de atención y coordinación, al tiempo que aumenta el riesgo de tener obesidad, presión arterial alta, ataques cardíacos, diabetes y depresión.

Para combatir el insomnio y los malos hábitos de descanso, es necesario acabar con los destructores del sueño. Algunos de ellos son: beber cafeína antes de dormir, comer tarde por la noche, dormir siestas o hacer ejercicio al final del día, tener un horario de sueño irregular; trabajar, leer o mirar televisión en la cama y consumir alcohol.

Conoce más: 3 hábitos que provocan insomnio y reducen tu descanso

Recomendaciones

La principal recomendación ante el insomnio y la ansiedad nocturna es practicar la respiración profunda o meditar. Si no te funciona, pon en práctica los siguientes trucos, propuestos por expertos de Mayo Clinic.

  1. Respeta los horarios consistentes de sueño. Acuéstate y levántate a la misma hora todos los días, incluso los fines de semana.
  2. Encuentra la manera de hacer que el lugar donde duermes sea más agradable y relajante. Experimenta y encuentra lo mejor para ti, puedes hacer que tu habitación sea más fresca o más oscura.
  3. Identifica una práctica de bienestar general para cambiar. Comienza por establecer tres recordatorios cada día para levantarte y salir a caminar. No necesitas mucho tiempo, 15 o 10 minutos es suficiente. También puedes apartar un momento al final del día para hacer una actividad relajante, como escuchar música suave o tomar un baño caliente.

Si tus problemas para dormir son recurrentes, visita a un experto. La privación del sueño crónica puede ser peligrosa.

 

Vía: Mayo Clinic