Para las personas que viven o trabajan en áreas urbanas, lidiar con el tráfico vehicular se ha convertido en algo de todos los días.

Pero por si acaso el sufrimiento que conlleva pasar horas atrapados en embotellamientos no fuera suficiente por sí solo, una reciente investigación encontró que la continua exposición a estar demasiado tiempo en el tráfico puede afectar la salud integral.

Esto se debe a que los embotellamientos y el tránsito están catalogados como una de las actividades menos placenteras, y uno de los principales detonantes de estrés de la vida moderna.

Algunas veces, las cosas que en apariencia son insignificantes pueden ser grandes detonantes de estrés”, mencionó Louis-Philippe Beland, investigador de la Universidad Estatal de Luisiana.

Conoce más: 4 tips para ser más paciente

De acuerdo con el estudio, realizado por el Instituto de Transportación de la Universidad de Texas, en Estados Unidos, el pasajero promedio pasa 42 horas al año atorado en el tráfico de la ‘hora pico’. Esta cifra puede aumentar en las ciudades más congestionadas.

Riesgos a la salud

La investigación encontró que estar expuestos al tráfico de forma regular aumenta el riesgo de diversas afecciones, entre las que se encuentran las siguientes:

1. Problemas respiratorios.- Mientras más tiempo pasen los vehículos detenidos, aumentan la contaminación, lo cual desencadena consecuencias negativas en el ambiente y la salud. “La exposición a largo plazo a las emisiones de los automóviles se asocia con problemas respiratorios, en especial en los niños”, apuntó el estudio.

2. Problemas psicológicos. El bienestar psicológico también se ve afectado por este factor estresante, derivado de la sensación de impotencia que experimentan las personas al estar -literalmente- atrapados en el tráfico.

3. Violencia.- “Los factores que provocan estrés funcionan como señales emocionales. Nuestro trabajo demuestra que en casos extremos, las respuestas de las personas a esas señales pueden ser bastante desproporcionadas y derivar en violencia”, señaló Beland.

Recomendaciones

Rebecca Mooney, directora de una organización dedicada a hacer conciencia acerca de la violencia doméstica, apuntó que los padres pueden preparar a sus hijos a enfrentar estas situaciones desde una edad temprana.

“A lo largo de la vida, la conciencia plena, comer saludable, dormir y hacer ejercicio, además de tener pasatiempos que liberen la tensión, pueden ser de ayuda”, aseguró.

Asimismo, recomendó que aquellas personas que puedan caminar al trabajo o llegar en bicicleta deben preferir estas opciones. De hacerlo, no solamente evitarán las dañinas consecuencias del tráfico, sino que también pueden mejorar su salud mediante el ejercicio.

 

Vía: The New York Times